Premios Fundamed

Durante su comparecencia ante la Comisión de Sanidad del Congreso, el ministro Salvador Illa ha anunciado que las personas que se beneficien del Ingreso Mínimo Vital (IMV) también van a estar “exentas de pagar el copago farmacéutico“.

“Cuando atacamos la pobreza estamos reduciendo las desigualdades sociales que también inciden directamente en la salud de millones de personas”, ha argumentado Illa. Y, precisamente para incidir aún más en la protección de la salud, se permitirá a los beneficiarios del IMV que no paguen el copago farmacéutico.

La intención es poder garantizar a estas personas un acceso a los medicamentos y los tratamientos que necesiten “sin que sus ingresos supongan una barrera económica para garantizar su derecho a la salud”.

 

La Covid-19 ha acelerado la aprobación del IMV

El IMV fue aprobado por el Consejo de Ministros a través de un Real Decreto-ley. Se trata de una prestación no contributiva de la Seguridad Social que garantiza ingresos mínimos a quienes carecen de ellos. Esta medida, que estaba incluida en el acuerdo de coalición del Gobierno, se ha puesto en marcha antes de lo previsto como respuesta a la Covid-19.

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha afirmado que la crisis sanitaria ha acelerado su implementación. “Somos muy conscientes de que a la bolsa de pobreza que teníamos identificada antes de la pandemia se añaden ahora las nuevas dificultades por las que están atravesando miles de familias”.

El vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, ha explicado que los ciudadanos lo recibirán siempre que cumplan los requisitos para acceder a él. Es lo que ocurre, por ejemplo, con la pensión de jubilación o la prestación por desempleo.

Fuente: La Moncloa