El futuro de la economía mundial ya no se antoja tan negro como hace un año, cuando irrumpió la pandemia. Y es que las perspectivas económicas mundiales han mejorado en los últimos meses gracias al despliegue de vacunas eficaces contra la COVID-19, anuncios de apoyo fiscal adicional en algunos países y señales de que las economías están afrontando mejor las medidas para reprimir el virus.

Todo esto se extrae del Informe provisional ‘Perspectivas Económicas de la OCDE‘, en el que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos expone las proyecciones de los países del G20. Así, la OCDE prevé que el crecimiento del PIB mundial sea del 5,5 por ciento en 2021 y del 4 por ciento en 2022, con un aumento de la producción mundial por encima del nivel prepandémico para mediados de 2021.

Pero, a pesar de la mejora de las perspectivas mundiales, “la producción y los ingresos en muchos países permanecerán por debajo del nivel esperado antes de la pandemia al final de 2022″, según destaca el informe de la OCDE. Además, se aprecian signos crecientes de divergencia entre países y sectores. “Las estrictas medidas de contención frenarán el crecimiento en algunos países y sectores de servicios a corto plazo, mientras que otros se beneficiarán de políticas de salud pública eficaces, un despliegue de vacunas más rápido y una política sólida apoyo”, señala la OCDE.

La vacunación, crucial para la recuperación

La vacunación está suponiendo, sin duda, un alivio para los sistemas sanitarios al reducir los contagios, los ingresos hospitalarios y la mortalidad. Pero también es crucial para la recuperación económica, por lo que la OCDE insta a acelerar la vacunación.

“Un progreso más rápido en el despliegue de vacunas en todos los países permitiría que las restricciones se eliminaran más rápidamente y mejoraran la confianza y el gasto; el progreso lento en el lanzamiento de vacunas y la aparición de nuevas mutaciones del virus dan como resultado una recuperación más débil, más pérdida de puestos de trabajo y más fracasos comerciales”.

Así, el desarrollo exitoso y el despliegue gradual de vacunas eficaces, ha mejorado las perspectivas de una recuperación duradera de manera significativa. Eso sí, la OCDE insiste en que esto no será suficiente si no se garantiza un acceso mundial.

España en el contexto económico europeo

La OCDE ha analizado las economías de cuatro países de la zona euro: Alemania, Francia, Italia y España. Y de entre todos ellos, la economía española es la que experimentará un mayor crecimiento según las previsiones de la OCDE.

Así, la economía de España crecerá 0,7 puntos en 2021, pasando del 5 por ciento al 5,7 por ciento. Además, aumentará ocho décimas más en 2022, pasando del 4 por ciento previsto anteriormente a un 4,8 por ciento, según las cifras ofrecidas por la OCDE.

Aunque el crecimiento esperado para España es la mayor de las cuatro economías europeas analizadas en 2021, queda lejos de la mejora proyectada para los países del G20 (1,5 puntos porcentuales más, llegando hasta un 6,2 por ciento) y para el mundo en su conjunto (1,4 puntos más, hasta el 5,6 por ciento). 


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…