“No tenemos vacunas”, ha asegurado el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero este mediodía en la Asamblea de Madrid. La región se ha quedado sin vacunas y como consecuencia, Madrid ha tenido que suspender la vacunación de todas las personas que trabajaban en primera línea ante la pandemia: los profesionales sanitarios.

Según Escudero, las causas de esta situación se deben al “mal hacer” del Ministerio de Sanidad. Las decisiones tomadas por el Gobierno han provocado que Madrid se quede “sin vacunas para nuevos vacunados”. En este sentido, la causa principal obedece a que el Ministerio de Sanidad “no ha cumplido los pedidos ni en tiempo, ni en cantidad”, ha indicado el responsable madrileño.

En relación con el proceso de vacunación, la Comunidad de Madrid ha administrado 150.000 dosis esta mañana. Esta cifra impulsa a Madrid a alcanzar la administración de “un 85 por ciento del total de las recibidas”, ha señalado el consejero. Otra de las causas que han obligado a suspender la vacunación entre los profesionales sanitarios se debe a que la Consejería de Sanidad madrileña ha reservado las segundas dosis. Esta medida se ha llevado a cabo para garantizar la administración a todas las personas que hayan recibido la primera dosis, pasados 21 días.

“Tenemos un plan de vacunación que está preparado ante cualquier posible escenario siempre que tengamos las vacunas suficientes”

Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero

Alcanzar el 70 por ciento de vacunados

Uno de los objetivos principales del Ministerio de Sanidad, para poder frenar posibles incrementos, es “tener más vacunados que contagiados lo antes posible“, insistía el ministro de Sanidad, Salvador Illa, quien pretende alcanzar un 70 por ciento de población española vacunada para el próximo verano.

Ante este objetivo, Escudero destaca que Sanidad ha recortado el número de vacunas, “las dos próximas entregas van a ser menos de lo que se comprometieron en un principio”. Un hecho que dificulta la consecución del objetivo anteriormente mencionado.

Con las complicaciones logísticas existentes, Escudero prioriza como objetivo “garantizar el proceso de seguridad del paciente y la segunda dosis”. Una vez que esto se consiga se procederá a continuar con las primeras vacunaciones en la Comunidad de Madrid.

Actualmente, el 70 por ciento de la Comunidad de Madrid equivale a 4.600.000 madrileños. Según Escudero, para poder vacunar al 70 por ciento de la población, y alcanzar la inmunidad de rebaño a la que se refiere Illa, es necesario recibir 9.200.000 vacunas en Madrid, que se administrarían entre enero y junio. “Este es el reto, lo ha lanzado el Gobierno, no yo”, ha indicado Escudero en un momento en el que “Madrid está preparada”.

En relación con las vacunas de Moderna, Escudero ha indicado que la comunidad contará con 78.000 vacunas en cinco semanas, “con este ritmo de vacunación no llegamos”.

El responsable asegura la comunidad está lista y se está formando en administración de vacunas las vacunas, y está estableciendo puntos de vacunación. Además, está lista para activar toda la sanidad, tanto pública y privada, “porque para esta dimensión de vacunación es necesario tener toda la capacidad máxima para poder administrarlas”, ha resaltado.

Estrategia de Madrid

Escudero, ante las críticas de la oposición, ha basado su defensa en los tres pilares de la estrategia de vacunación madrileña. Esta se sostiene en la mejora de la capacidad diagnóstica, la actuación en regiones concretas y contener puntos críticos en la expansión del virus.

Escudero destacado las actuaciones de la comunidad desarrolladas para evitar la propagación del virus en la región. En este sentido, ha resaltado la red asistencial madrileña que “trabaja para romper las cadenas de transmisión del virus”.

Unas medidas que, según el consejero, ayudan a detectar a los pacientes asintomáticos y los sintomáticos, además de facilitar la accesibilidad a pruebas diagnósticas. En este sentido, Escudero ha hecho referencia a la orden que se ha hecho publica hoy respecto a la habilitación de las oficinas de farmacia madrileñas para realizar test de antígenos.

Ahora, Escudero anima al Gobierno a “dejar de pensar en la política y enfrentarse a la pandemia”. El consejero de Madrid insiste en que las medidas tomadas, entendidas como “un acto de prudencia”, son las más adecuadas para garantizar la segunda dosis a los primeros vacunados.


Noticias relacionadas: