Premios BiC 2020

La pandemia de COVID-19 continúa siendo una de las mayores amenazas de la salud pública en la actualidad. Por el momento, la manera más efectiva de hacerla frente es conseguir detectar de forma temprana los contagios para poder atajarlos lo más rápido posible. Y la manera de hacerlo es empleando test de diagnóstico. Por eso, la Comisión Europea ha hecho público un documento en el que señala una serie de recomendaciones a tener en cuenta por los países en sus estrategias nacionales de testeo.

Dentro de la UE, como señala el documento, existe una gran variedad de estrategias de testeo, dependiendo de la situación epidemiológica de cada Estado miembro. Incluso dentro de cada país, hay varias estrategias dependiendo de la región o la situación local.

Por ejemplo, la CE indica que realizar test a los casos sintomáticos, aislar a la persona en caso de resultar positivo y rastrear a sus contactos es la “piedra angular de una respuesta efectiva” a la pandemia de COVID-19. Seguir estos pasos, debe ser “una prioridad” en la estrategia de testeo.

La Comisión avisa de que los casos de COVID-19 aumentando, al igual que lo harán ahora los casos de gripe común por estas fechas. Esto provocará una saturación y que no sea posible, en muchos casos, hacer pruebas a todos los casos con síntomas respiratorios, bien sean provocados por la COVID-19, bien por la gripe, al mismo tiempo. Es por eso que será “crucial” para los países, garantizar sistemas sólidos de seguimiento y vigilancia para evaluar la situación y planificar los recursos.

Recomendaciones

A raíz de estas conclusiones, la Comisión Europea enumera una serie de acciones aconsejables contra la COVID-19:

  • Hacer test a todos los casos con cualquier síntoma compatible con la COVID-19, incluyendo síntomas leves, debería ser una prioridad. Para que sea posible, los test deben tener un acceso fácil para toda la población.
  • Realizar test a aquellos con síntomas compatibles con la COVID-19, especialmente a los que presentan una infección respiratoria aguda.
  • Debe existir un sistema prioritario claro para las pruebas en asintomáticos, en línea con los recursos disponibles y la capacidad de rastreo de los contactos.
  • Si los recursos y las capacidades de testeo lo permiten, el personal sanitario debería ser testeado también de forma periódica y los pacientes deben ser evaluados antes de su ingreso en el hospital.
  • El Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDE, por sus siglas en inglés), debería guiar y dar recomendaciones adicionales para unos programas de detección eficaces y pruebas entre el personal asintomático en la atención sanitaria y social, así como entre los pacientes que ingresan en el hospital, particularmente en el contexto de la temporada de gripe 2020/21.
  • Las estrategias nacionales de testeo deberían adaptarse a la situación a nivel local o a grupos específicos.
  • En caso de darse un rebrote dentro de un grupo, hay que realizar test a la mayoría de la comunidad, tanto si tienen síntomas como si no. Esto puede ser más costo-efectivo que introducir y garantizar el cumplimiento de medidas de salud pública más estrictas.
  • Tener una comunicación eficaz y proveer a la ciudadanía de la información necesaria sobre salud pública para que muestren una disposición general a participar en los test de COVID-19, sobre todo los asintomáticos, en caso de rebrote.

Capacidad de testeo

  • Las capacidades de testeo y los recursos asociados son aspectos esenciales para la respuesta frente a la COVID-19. Definir la capacidad de testeo debería basarse en objetivos de testeo, en una planificación de demanda compleja, en la última evidencia científica sobre las características de la enfermedad y en los enfoques técnicos de testeo.
  • El Comité de Seguridad de la Salud (HSC, por sus siglas en inglés) debería continuar compartiendo experiencias acorde a la evaluación de necesidades y sobre la planificación correspondiente a las capacidades de testeo, en particular en casos con síntomas en el contexto de la temporada de gripe.
  • Las pruebas específicas, oportunas y precisas, incluida la entrega de resultados y el rastreo de los contactos, facilitará una rápida identificación y contención de los casos para que los grupos no afectados puedan volver a la normalidad cuanto antes.

Tiempo de respuesta

  • Los países deberían tener un objetivo de respuesta de las pruebas de 24 horas, de manera que se puedan implementar las medidas de contención necesarias en cuanto a la búsqueda de contactos.
  • Un menor tiempo de respuesta debe garantizarse para el personal crítico, como trabajadores de la salud, otras personas que trabajan en cuidados a largo plazo o profesores, para controlar los grupos en los colegios.
  • Los países deberían garantizar que las personas sintomáticas el acceso a los test lo más pronto posible tras el inicio de síntomas.

Testeo en colegios

  • Además de las medidas de higiene básicas, un esquema específico de testeo y una rápida intervención de los grupos de testeo. El seguimiento de los contactos debería estar disponible en los colegios y establecido por las autoridades locales o regionales.

Viajeros que entran a un país

  • Cualquier restricción de viaje impuesta en un lugar, debe estar coordinada con el resto de países, evitando la discriminación y enfocándola en la protección de salud pública.
  • El problema de requerir un test a los viajeros para cruzar la frontera es una especial categoría de testeo. Esto también requiere un acuerdo sobre criterios comunes, así como sobre las condiciones previas y las herramientas necesarias para el reconocimiento mutuo de los resultados de las pruebas.
  • Para prevenir que los viajeros lleven el virus a otro país, se debe realizar un seguimiento a estas personas, sobre todo si provienen de lugares que tienen una alta transmisión de COVID-19.
  • En caso de que los países decidan implementar restricciones a los viajeros, el testeo de los viajeros con síntomas antes de su vuelta al país de origen, debería ser una prioridad.

Test de anticuerpos

  • Establecer una plataforma para la validez de pruebas de la UE. Con ello se pretende crear coherencia y facilitar el intercambio de experiencias y datos entre los países europeos.
  • Explorar cómo los resultados de los test de anticuerpos pueden ser usados para la investigación epidemiológica como información adicional.
  • El uso de las pruebas de antígenos deberían ser estudiados a fondo y ser considerados para la detección temprana y los controles regulares, incluso de personas asintomáticas, contactos y para el diagnóstico diferencial en entornos de atención médica.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…