Premios Fundamed

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) colaborará con las asociaciones de pacientes para frenar la resistencia bacteriana. Así, pondrán en marcha actividades de concienciación sobre la importancia del uso prudente de los antibióticos.

Esta colaboración se desarrollará en el marco del Plan Nacional frente a la Resistencia a los Antibióticos (PRAN) e incluirá al Foro Español de Pacientes (FEP), la Alianza General de Pacientes (AGP) y la Plataforma de Organizaciones de Pacientes (POP).

Los representantes de las asociaciones de pacientes con la directora de la Aemps y el equipo del PRAN

La directora de la Aemps, María Jesús Lamas, y el equipo del PRAN han mantenido un encuentro con los representantes de estas tres organizaciones de pacientes. El objetivo es definir posibles líneas de actuación para mejorar la educación sanitaria de los pacientes en materia de resistencia a los antibióticos. En dicha reunión han participado José Luis Baquero (FEP), Juan Manuel Ortiz (AGP) y Carina Escobar (POP). Entre todos han acordado crear un grupo de trabajo para frenar la resistencia bacteriana.

El uso correcto de los antibióticos

Según los datos del último Eurobarómetro sobre resistencia a los antimicrobianos, uno de cada tres españoles (el 36 por ciento) piensa, de forma equivocada, que los antibióticos son activos frente a la gripe o el resfriado y el 5 por ciento consume antibióticos sin prescripción médica.

El uso excesivo e inadecuado de los antibióticos puede provocar graves consecuencias. Desde el PRAN avisan del riesgo: “Las bacterias multirresistentes causan 33.000 muertes al año en Europa y generan un gasto sanitario adicional de unos 1.500 millones de euros”.

Por tanto, es importante saber cuándo se deben tomar o no antibióticos. Por ejemplo, el 80 por ciento de infecciones invernales que afectan a nariz, oídos, garganta o pulmones son de origen vírico. Y tomar antibióticos no las curará. Estas infecciones pueden aliviarse con otros medicamentos que se adquieren sin receta y siempre se puede consultar con el farmacéutico. El PRAN aconseja tomar estas otras opciones en lugar de antibióticos:

  • Los analgésicos alivian el malestar, el dolor y la fiebre
  • Los antiinflamatorios, como las pastillas o aerosoles para la garganta, permiten tragar con más facilidad
  • Los expectorantes orales ayudan a expulsar las secreciones de las vías respiratorias
  • Los aerosoles y descongestivos nasales ayudan a respirar con más comodidad
  • Los antihistamínicos alivian los estornudos, el picor y la obstrucción nasales

Responsabilidad de los pacientes

Además, según un estudio realizado en el marco del PRAN, alrededor de un 20 por ciento de los pacientes que acuden a la farmacia solicitando un antibiótico lo hace sin aportar una prescripción médica. Argumentan que dicho antibiótico ya alivió los mismos o similares síntomas en una ocasión anterior.

Esta irresponsabilidad de los pacientes es algo que se debe atajar. Para mejorar los conocimiento de la población sobre el problema de la resistencia bacteriana, el PRAN realiza diferentes actividades y campañas. Está dirigidas a un público general y se difunden en televisión, radio, medios online, universidades o institutos de educación secundaria.

El PRAN recomienda tener muy presente estas afirmaciones:

  • Usar antibióticos incorrectamente representa un riesgo. Esto se aplica tanto para las personas como para los animales. Puede hacer que las bacterias se vuelvan resistentes a futuros tratamientos.
  • Tomar antibióticos sólo cuando lo recete el médico. Se debe completar el tratamiento prescrito y si sobra medicación, no se puede guardar ni compartir con otras personas.
  • No son eficaces contra resfriados ni gripe. Los antibióticos sólo son eficaces para combatir infecciones bacterianas, no curan aquellas causadas por virus. No son analgésicos y no alivian el dolor o la fiebre.

Noticias relacionadas:

Europa quiere que los evaluadores entren en el debate de las resistencias

La Aemps cree que hay mucho por mejorar para evitar las resistencias a antibióticos