Á. R. Lisboa | viernes, 01 de diciembre de 2017 h |

Las intenciones descentralizadoras de Portugal han generado alarma y cruces de declaraciones. El primer ministro, Antonio Costa anunció que la agencia evaluadora de medicamentos del país luso, Infarmed, se mudará de Lisboa a Oporto, y lo hizo pocos días después de que se conociera la decisión definitiva sobre la relocalización de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) en Ámsterdam.

El primer ministro responden que se trataba de una decisión ya adoptada, que incluso se incluía en la candidatura de Oporto para albergar la EMA. Así, en una entrevista de Antena 1 Costa afirma que la transferencia era uno “de los criterios para traer a Portugal y, en concreto, a Oporto, la sede de la Agencia Europea del Medicamento”.

El martes los trabajadores de la agencia conocieron la noticia por los medios y el enfado se disparó, el 92 por ciento se mostró en contra. El ministro de Salud portugués Adalberto Campos, sí entonó el mea culpa y reconoció esta semana que el “cambio fue muy mal comunicado“…“Y el responsable de esa mala comunicación tiene un nombre: soy yo”.

Sea como sea, ninguna agencia puede sobrevivir si pierde al 70 por ciento de su plantilla, éste es el riesgo al que se expone Infarmed si se materializa el anuncio de Costa. El peligro más grave será la imposibilidad de garantizar la calidad del trabajo que hace en las áreas de los medicamentos, dispositivos médicos y cosméticos. Aunque no es el único. Con el Brexit en marcha tras el anuncio de la salida de Reino Unido de la Unión Europea, las agencias de los Estados miembros se comprometieron a dar apoyo en el proceso de transición.

De hecho, María del Cielo Machado, directora de Infarmed estuvo presente en una reunión en la EMA para negociar los procesos centralizados de evaluación de medicamentos que están en el Reino Unido y que todos los países quieren “porque representan prestigio y millones” reconoció, según el diario luso Público. Además, “me comprometí a asumir un 20 por ciento de los procesos, que serán más de 10 millones de euros”, afirmó. Sin embargo si las situaciones de transitoriedad se solapan en ambas agencias no les darán los procesos comprometido.

El siguiente paso del Gobierno, que admite el afán descentralizador de otros servicios del ministerio, es crear un grupo de trabajo, liderado por el expresidente de Infarmed Henrique Luz, para estudiar la decisión.