Premios BiC

“Reforzar la sanidad entendida como un servicio público, universal y equitativo”. Esta es una de las prioridades del Gobierno para la nueva legislatura. Así lo ha recalcado el ministro de Sanidad, Salvador Illa, durante el 120º aniversario del servicio de Sanidad Exterior. En este acto se ha hecho entrega de la “Encomienda de Sanidad” a todo el colectivo de este servicio. Además, le ha servido al ministro para realizar su primera intervención pública desde que tomó posesión de su cargo.

Illa ha puesto en valor la sanidad pública española y, dentro de ella, la sanidad exterior, que constituye “un elemento esencial para la protección de la salud por su labor de vigilancia, control y prevención”. También ha destacado que la puesta en práctica de la sanidad exterior es “reconocida tanto dentro como fuera de España”. Y ha señalado varias razones. Primero, porque es un servicio fundamental de prevención, que actúa antes de que el riesgo llegue a la ciudadanía. “Su trabajo, a menudo silencioso, nos permite anticipar situaciones de alerta sanitaria”, ha afirmado el ministro. En segundo lugar, por su labor organizativa: “La sanidad exterior es competencia del Estado, y la colaboración con las comunidades autónomas es excelente”. Además, Illa no se ha olvidado de realzar y agradecer el “compromiso y dedicación” de los más de 600 profesionales sanitarios que realizan su labor diariamente. Y, por último, por su capacidad permanente de formación y actualización de protocolos para aumentar la protección de la población.

Modelo de vigilancia eficaz

Como ya comentó en su toma de posesión, Illa ha vuelto a subrayar que el derecho a la salud es uno de los elementos integradores del Estado de bienestar. Es por eso que el Gobierno pondrá el foco en este sector. El ministro de Sanidad ha explicado que en España, los servicios de inspección controlan en la frontera la importación de 180.000 partidas anuales de productos de uso y consumo humano, de las cuales se generan alrededor de 200 alertas al año de productos que pueden suponer un riesgo para la salud. “Se trata de un modelo de vigilancia que ha resultado eficaz, hasta el punto de que lo han replicado en varios países de nuestro entorno”, ha expresado Illa.

Toda esta actuación por parte de la sanidad exterior ayuda a evitar riesgos en la salud pública. “Nuestros efectivos están preparados para actuar ante cualquier alerta o incidente sanitario”, ha asegurado el ministro.

Pendientes del coronavirus

En esta misma línea, Illa ha aprovechado para lanzar un mensaje de “tranquilidad y confianza” ante el coronavirus detectado en Wuhan (China). “Desde el Ministerio estamos realizando un seguimiento continuo de la situación del coronavirus. Estamos muy pendientes de su evolución”, ha dicho. “Nuestro país cuenta con recursos y con un buen sistema de coordinación tanto con las comunidades autónomas como a nivel internacional”. Ha asegurado que, desde el centro de coordinación y alertas de emergencias sanitarias, mantienen contacto permanente con la OMS y el resto de países europeos. Así, podrán “adoptar las medidas que sean necesarias para la prevención de cualquier riesgo para la salud de nuestra población”.

Ha pedido que se de información veraz y precisa. Por eso, están actualizando permanentemente la información disponible y haciéndola pública a través de la página web oficial del Ministerio. Es más, el ministro confirmó que tendría una charla posterior al acto con el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias. Analizarán las últimas noticias de este brote con los últimos datos disponibles.