La Comunidad de Madrid ha modernizado los servicios de farmacia de 26 hospitales públicos de la región mediante la incorporación de tecnología de vanguardia en forma de robots de dispensación, almacenes automatizados, sistemas de dosificación para la preparación de fármacos y reenvasadoras para su acondicionamiento en dosis unitarias.

De acuerdo con la consejera de Sanidad de la región, Fátima Matute, «el objetivo es, con la más alta innovación, aumentar la calidad, seguridad y eficiencia de toda la cadena de utilización del medicamento”. La consejera visitó el Hospital público Universitario El Escorial, donde se han puesto en marcha actuaciones dentro del Plan 2021/2023 de Innovación Tecnológica de los Servicios de Farmacia Hospitalaria del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS).

Matute visita el Hospital público Universitario El Escorial.

El proyecto se ha desarrollado en el periodo 2021/2023 financiado con 16 millones de euros del Programa de desarrollo de medidas para mejorar la eficiencia y la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud, con fondos procedentes del convenio de Farmaindustria.

Además, esta actualización de la organización y funcionamiento de las farmacias hospitalarias también se ha llevado a cabo también en otros centros públicos de la comunidad: Gregorio Marañón, Ramón y Cajal, La Paz, 12 de Octubre, Clínico San Carlos, La Princesa, Niño Jesús, Cruz Roja e Infanta Leonor, todos ellos en la capital; así como Puerta de Hierro Majadahonda, Príncipe de Asturias (Alcalá de Henares), Getafe, Alcorcón, Fuenlabrada, Móstoles, Severo Ochoa y José Germain (Leganés), Infanta Cristina (Parla), Infanta Sofía (San Sebastián de los Reyes), Henares (Coslada), Tajo (Aranjuez), Sureste (Arganda del Rey), La Fuenfría (Cercedilla), Guadarrama, y Virgen de la Poveda (Villa del Prado).

Actualización en el Hospital del Escorial

Matute durante su visita al Hospital Universitario El Escorial.

En el centro hospitalario El Escorial se ha incorporado un sistema automatizado de almacenamiento y distribución de medicamentos. De esta manera, a través de un carrusel vertical se optimiza la gestión de existencias, ya que hay mayor control de los inventarios y las caducidades. Además, permite un mejor aprovechamiento del espacio físico y la seguridad en la entrega de los fármacos y facilita la actividad de los profesionales. Este avance se enmarca en un proceso global de modernización que este centro sanitario público lleva desarrollando desde 2021, fruto del cual se ha dotado de esta tecnología a todas las unidades de hospitalización y al Servicio de Urgencias. Próximamente se extenderá al área de Reanimación.

Estos dispositivos están integrados en la red informática del complejo y conectados con el programa de prescripción electrónica, lo que permite que los profesionales sanitarios puedan consultar el tratamiento completo de cada paciente y suministrar el tratamiento prescrito previamente, validado por personal farmacéutico. Según exponen desde la comunidad, aportan grandes ventajas al garantizar la trazabilidad y correcta reposición de estos recursos, generando listados diarios de aquellos cuyas existencias están cerca de agotarse y también de los que tienen fecha próxima de caducidad, lo que hace posible programar su retirada previa.

En este sentido, siempre disponen de la medicación necesaria y posibilitan un control preciso de la información de consumo y el inventario de unidades. Todo ello redunda en una mayor calidad y seguridad, tanto a nivel logístico como en el reparto directo a los usuarios en las áreas asistenciales.


También te puede interesar