J. Ruiz-Tagle Madrid | viernes, 02 de febrero de 2018 h |

El nuevo reglamento del Consejo Interterritorial comienza a encontrar adeptos donde antes había férrea oposición. Extremadura, a través de su consejero de Sanidad, ha rebajado el tono en contra de este texto y ahora se muestra favorable a su aplicación en casi todos sus aspectos esenciales. “No entiendo un Consejo Interterritorial que no sea ejecutivo. Debe estar impregnado de dos leyes que son la de Cohesión y la 40/2015. Es decir, hay que tratar de llegar a acuerdos por consenso pero si no, se aplica esta segunda legislación para que si la mayoría apoya una determinada actuación ésta sea vinculante. No nos podemos permitir 17 modelos de sanidad diferentes”, señaló José María Vergeles.

Este cambio de postura —que el consejero niega y asegura haber mantenido siempre la misma posición— desencalla los principales problemas que encontraba el Ministerio de Sanidad con las comunidades regidas por gobiernos socialistas. Sólo faltaría, según Vergeles, que la ministra de Sanidad ceda y no considere al Consejo Interterritorial como una conferencia sectorial.

El consejero de Sanidad extremeño realizó estas declaraciones durante un desayuno informativo organizado en Madrid por Executive Forum, con la colaboración de Ilunion, Becton Dickinson y Esteve. En este contexto criticó al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, por sus intromisiones en políticas sanitarias. “Nos ha puesto el pie en el cuello. Quiere que cumplamos con la regla de gasto, con el pago a proveedores pero, sin embargo, sufrimos una infrafinanciación de unos 160 millones de euros”, aseguró. Además, el consejero también mostró su disconformidad con el trabajo realizado por el comité de expertos en financiación autonómica emanado de la Conferencia de Presidentes. “Si finalmente se le da valor a ese documento yo entrego las llaves de la sanidad extremeña al Ministerio de Sanidad porque mi comunidad autónoma recibiría unos 200 millones de euros menos”, dijo.

Por otro lado, Vergeles huyó de la búsqueda de un pacto por la sanidad, “donde llevamos nueve años sin conseguir nada” y pidió comenzar por pasos menos ambiciosos. “Lo que realmente nos hace falta es un Pacto de Estado en cohesión que permita la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud.