A final de octubre, el Consejo de Ministros aprobaba la nueva composición y funcionamiento del Observatorio Mujeres, Ciencia e Innovación, presidido por el ministro de Ciencia e Innovación, Pedro Duque y con representación de diez ministerios. Esta semana el órgano ha celebrado su primer Pleno, en el que ha aprobado el programa de trabajo para el periodo 2021-2022. También, la estructura de comisiones y grupos de trabajo que se encargarán de alcanzar los objetivos marcados, entre los que se encuentran la mejora de la carrera investigadora de las mujeres en ciencia; la integración y evaluación de la dimensión de género en proyectos y contenidos en I+D+i y la creación de un distintivo de igualdad de género para los centros de investigación de organismos públicos de investigación y universidades, entre otros. El objetivo de este distintivo es poner en valor y motivar los cambios en igualdad, este se convocará por primera vez en 2021.

El Observatorio también organizaba un coloquio coincidiendo con esta primera reunión. Bajo el título ‘Ciencia e innovación con perspectiva de género. Claves para avanzar’ abordaron los retos pendientes en el avance real en igualdad, debatiendo sobre las actuaciones clave para hacerlo posible. La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Carmen Calvo, fue la encargada de inaugurar el acto; el cierre corrió a cargo de Pedro Duque.

Creación y composición

Este Observatorio es un órgano interministerial cuyas responsabilidades son las de analizar y seguir los impactos sobre la situación de las mujeres en los ámbitos de investigación, desarrollo e innovación. Asimismo, se quiere promover la realización de políticas públicas y de actuaciones de igualdad de género, promover la mejora de la situación de las mujeres en el Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación.

El órgano se constituyó originariamente en enero de 2019. Pero, teniendo en cuenta los cambios a diferentes niveles, fue el pasado 27 de octubre cuando se aprobó un Real Decreto que regula su nueva composición. Además de la presidencia del ministro de Ciencia e Innovación, cuenta entre sus miembros con diez vocalías en representación de los Ministerios de Defensa; Educación y Formación Profesional; Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática; Trabajo y Economía Social; Inclusión, Seguridad Social y Migraciones; Política Territorial y Función Pública; Asuntos Económicos y Transformación Digital; Sanidad; Igualdad y Universidades.

Prioridades del observatorio

En esta primera reunión el Observatorio ha definido cinco líneas prioritarias de actuación para los dos próximos años:

  • Consolidar un sistema de recogida, seguimiento evaluación y divulgación de estadísticas e indicadores de género en I+D+i.
  • Promover la estabilidad de la carrera de las mujeres investigadores
  • Impulsar acciones conjuntas para fomentar una mayor visibilidad de las mujeres en la Ciencia, Tecnología e Innovación. En este sentido, se pretende lograr una presencia equilibrada en todos los ámbitos y niveles.
  • Generar cambios en igualdad de género en la organización de los centros de I+D+i.
  • Poner en valor la dimensión de género cómo un área específica objeto de estudio e investigación, así como un área transversal a incluir en los proyectos de I+D+i.

Con el objetivo de materializar estas prioridades, el pleno del Observatorio ha definido las líneas de trabajo que se seguirán en estas áreas. Estas se han asignado a las tres comisiones de trabajo creadas en esta reunión. Estas son comisión permanente de Mujeres y Ciencia; comisión permanente de Mujeres e Innovación y comisión permanente sobre la dimensión de género en I+D+I. Representantes de los grupos que componen el OMCI serán los que compondrán estos grupos de trabajo; también, representantes de grupos de interés asociados a este campo, así como otros expertos y profesionales.

Áreas de trabajo

Las propuestas del grupo se relacionan con varios campos. Uno de ellos, avanzar en la estabilidad de la carrera investigadora y el desarrollo profesional de científicas, tecnólogas e innovadoras. Para lograrlo, se promoverá la realización de un estudio que dé cuenta de la situación de las jóvenes investigadoras en nuestro país; en este también se identificarán aquellas áreas de mejora específicas. Además, se trabajará para detectar y derribar los obstáculos visibles e invisibles, proponiendo medidas que ayuden al desarrollo profesional.

Por otra parte, se estudiará con perspectiva de género el impacto de la COVID-19 en los ámbitos de la ciencia, tecnología e innovación. Así, consideran desde el OMCI, se podrán valorar y sugerir medidas para corregirlo. De la misma manera, se hará seguimiento a proyectos y actuaciones en el marco de la crisis sanitaria, para garantizar que tienen en cuenta la perspectiva de género.

También, otra de las líneas de trabajo se basa en atraer y visibilizar el talento de las mujeres en este campo. Esto se llevará a cabo, por ejemplo con la propuesta y desarrollo de una estrategia integral de actuaciones y medidas para fomento de vocaciones científicas en los estudios de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM). +

Por último, desde el Observatorio señalan que trabajarán para eliminar sesgos de género en el contenido de la ciencia y la innovación. En esta línea, promoverán la misma medida en la selección y evaluación de proyectos de investigación e innovación. Para conseguirlo, se realizará un estudio acerca del impacto de género de las convocatorias con fondos públicos tanto de personal como de ayudas para la financiación de proyectos de investigación y de innovación.


También te puede interesar…