Apenas quedan unas semanas para la celebración la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2022 (COP27), la cita anual del clima por excelencia a la que acudirá, entre otros, una delegación del Parlamento Europeo. Y, de cara al evento que tendrá lugar en Egipto del 6 al 18 de noviembre, la Eurocámara ha aprovechado para exigir al G20 objetivos climáticos más ambiciosos.

De este modo, el Parlamento ha aprobado una resolución que contiene sus exigencias en materia de clima y biodiversidad. Los eurodiputados llevan tiempo presionando para endurecer la legislación de la UE en este sentido y ya han dado numerosos pasos en esta dirección. Entre otros, destaca que, tras la declaración de emergencia climática en 2019, el Parlamento aprobó la Ley Europea del Clima en 2021 y, con ella, el compromiso político del Pacto Verde de alcanzar la neutralidad climática en la UE para 2050. Un compromiso que se convirtió en una obligación vinculante para la UE y sus Estados miembro. Actualmente, la Cámara se encuentra en negociaciones con los países para acordar el paquete de medidas ‘Fit for 55‘ para alcanzar objetivos más ambiciosos para 2030.

Ahora, el Parlamento reclama más ambición. La resolución insta a la UE y a todos los Estados del G20 a demostrar liderazgo antes de la COP27 y asumir objetivos más ambiciosos de recorte de las emisiones. Los países también deberían adaptar sus contribuciones determinadas a nivel nacional en consecuencia.

Dos grandes retos

El Parlamento considera que la crisis climática y la crisis de la biodiversidad constituyen los dos grandes retos actuales a los que se enfrenta la humanidad. En concreto, existe especial preocupación por los datos arrojados por el ‘Informe sobre la Brecha de Emisiones 2021’, lanzado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), en el que se prevé un aumento de la temperatura global de 2,7ºC para finales de este siglo. «Está muy por encima de lo estimado en el Acuerdo de París y conduciría a cambios catastróficos en el clima de la Tierra», afirmaba el informe.

Para mantener el calentamiento global por debajo de 1,5 °C este siglo, y seguir así con los objetivos del Acuerdo, el mundo necesita reducir a la mitad las emisiones anuales de gases de efecto invernadero en los próximos ocho años. De hecho, si se implementan de forma efectiva las promesas de cero emisiones netas, podrían limitar el calentamiento a 2,2ºC, cifra más cercana al Acuerdo, aunque por debajo de los 2ºC esperados. Sin embargo, muchos países posponen la implementación de sus planes hasta después de 2030.

Corredor de Energía Verde

Asimismo, según la resolución del Parlamento, la invasión rusa de Ucrania y sus repercusiones han hecho que sea más urgente si cabe acometer la transformación del sistema mundial de energía. Precisamente, España, Portugal y Francia ya se han puesto manos a la obra.

Los tres gobiernos han acordado sustituir el proyecto del MidCat por uno nuevo: el Corredor de Energía Verde. «Unirá la Península Ibérica a Francia y, por tanto, al mercado energético europeo planteando la alternativa Barcelona-Marsella», ha puntualizado Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. Se trata de «una tubería para el hidrógeno verde, pero también para la transición del gas que necesite el mercado energético europeo entre Barcelona y Marsella». «Creo que es una buena noticia para España, también para Portugal y Francia, pero fundamentalmente para Europa», ha concluido Sánchez.


También te puede interesar…