Vincular personas sanas con un planeta sano es uno de los principales puntos en los que está trabajando la Unión Europea. El Pacto Verde Europeo supone una nueva estrategia que tiene como objetivo situar a la sociedad europea hacia la neutralidad climática de una forma equitativa. Dentro de todas las acciones que consolidan el conglomerado del Pacto Verde Europeo se encuentra la estrategia ‘De la Granja a la Mesa‘, una estrategia que pretende establecer un sistema alimentario saludable, de alta calidad, asumible para los consumidores europeos y respetuosos con los animales.

Esta iniciativa parece estar cada vez más cerca de la realidad, ya que el pasado viernes se aprobó en el Parlamento Europeo, en el Comité de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y Agricultura (ENVI), un informe acerca de esta iniciativa con 94 votos contra 20 y 10 abstenciones.

En este contexto, los eurodiputados indican que los sistemas alimentarios de la UE deben reducir la huella medioambiental y climática mientras continúan garantizando la seguridad alimentaria y proporcionando unos ingresos justos a los agricultores. Otro de los puntos clave es la necesidad de establecer “dietas saludables”, factor donde destacan el abordaje del consumo excesivo de carne y alimentos altamente procesados ​​con alto contenido de sal, azúcar y grasas.

“Existe la necesidad de una mayor sostenibilidad en todas las etapas de la cadena alimentaria y todos, desde el agricultor hasta el consumidor, tienen un papel que desempeñar” 

Comité de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y Agricultura (ENVI)

En este contexto, Anja Hazekamp, ponente del ENVI indica que el informe aprobado propone medidas concretas para “devolver nuestro sistema alimentario a los límites planetarios”. Este proceso debe desarrollarse estimulando la producción local de alimentos y alejándose de los modelos agrícolas insostenibles, como la ganadería intensiva y los monocultivos de cultivos con alto uso de plaguicidas, según indica.

Reducir las emisiones

Los eurodiputados dicen que la agricultura y la silvicultura desempeñan un papel importante a la hora de abordar el cambio climático. Deben reducirse las emisiones de gases de efecto invernadero y mejorarse los sumideros naturales de carbono. Creen que el paquete “Adecuado para 55 en 2030” debe regular y establecer objetivos ambiciosos para las emisiones de la agricultura y el uso de la tierra relacionado.

Si bien los eurodiputados ven la agrosilvicultura como una herramienta para reducir la presión sobre los bosques naturales, subrayan la importancia de criterios sólidos y estrictos para la producción de energía renovable basada en biomasa y piden a la Comisión que presente criterios basados ​​en la ciencia como parte de la revisión de la Directiva sobre energías renovables.

Plaguicidas y protección de polinizadores

Los eurodiputados de agricultura y medio ambiente creen que, si bien la UE tiene uno de los sistemas más estrictos del mundo, el proceso de aprobación de plaguicidas debe mejorarse y monitorear mejor su implementación. En este sentido, proponen aumentar los objetivos en torno a su uso.

Los eurodiputados señalan que la Comisión debería redactar un plan para minimizar los insumos sintéticos en la agricultura y los Estados miembros deberían realizar un seguimiento sistemático de la biodiversidad en las tierras agrícolas, incluidos los polinizadores.

En este contexto, reiteran el llamamiento del Parlamento a la Comisión para que se asegure de que la revisión de la Orientación sobre las abejas dé como resultado la protección de las abejas al nivel establecido en las Orientaciones sobre abejas de la EFSA a partir de 2013, en consonancia con su objeción del 23 de octubre de 2019.

Agricultura ecológica

La agricultura ecológica será una parte fundamental dentro del Pacto Verde Europeo, hasta el punto de aumentar la tierra ecológica de la UE para 2030.

Durante el ENVI, los eurodiputados indicaron que el impulso de mercado y la cadena de suministro deben guiar el desarrollo y el crecimiento del sector.

Consideran que a lo largo de la cadena de suministro, los salarios no están proporcionados. En este sentido, aseguran que “los agricultores tienen ingresos más bajos en comparación con otros operadores”. Por este motivo, desde el Parlamento Europeo piden a la Comisión que refuerce los esfuerzos para fortalecer la posición de los agricultores. El objetivo de esta medida es que puedan obtener una parte justa de los beneficios de los alimentos producidos de forma sostenible.

El ponente Herbert Dorfmann, de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural pide a los agricultores de Europa que reduzcan “aún más” el uso de pesticidas, fertilizantes y antibióticos y asegura que “garantizar la disponibilidad de alimentos a precios razonables debe seguir siendo una prioridad”.

“Los agricultores pueden desempeñar un papel importante en la lucha contra el cambio climático, pero la responsabilidad debe ser conjunta”

Herbert Dorfmann, ponente de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural

Por último, los eurodiputados creen que las normas de contratación pública también deberían modificarse para fomentar la producción sostenible de alimentos, incluidos los alimentos tradicionales y típicos con indicaciones geográficas.