Controlar la pandemia

España y otros doce países han suscrito un posicionamiento conjunto sobre el desarrollo de la futura Estrategia Farmacéutica de la UE. El grupo de países afirma públicamente que para garantizar la sostenibilidad de los sistemas sanitarios “es de suma importancia” emprender acciones para “implementar un marco político eficaz” que garantice “un buen funcionamiento de la industria farmacéutica de la UE”. En última instancia esto contribuiría, aseguran, “a un acceso más sostenible a los medicamentos” para los pacientes.

Este posicionamiento ha sido presentado en el contexto de la consulta pública sobre la hoja de ruta de la Estrategia Farmacéutica, que finalizó el 7 de julio. Los firmantes, además de España, son Portugal, Austria, Bélgica, Croacia, Chipre, Estonia, Finlandia, Italia, Lituania, Malta, Eslovenia y Holanda.

Una industria imprescindible

Los firmantes comienzan resaltando la importancia del medicamento y de la industria farmacéutica. Los fármacos, dicen, no son solo intervenciones esenciales que mejoran la salud y el bienestar. Además, “son de importancia estratégica para el panorama industrial de la UE“. Y la industria, añaden, no solo “desempeña un papel valioso” en la I+D y en la producción de tecnologías facilitadoras. Además, “está en condiciones de estimular las transformaciones verdes y digitales”.

El reto “urgente y decisivo”, para los estados, es garantizar el suministro de medicamentos de alta calidad, seguros, eficaces y asequibles” en la UE. La crisis de la COVID-19 ha convertido la salud en algo primordial. Ha puesto de relieve vulnerabilidades existentes en la disponibilidad de medicamentos, así como en la dependencia de las materias primas. Y si bien aún no se ha realizado una evaluación formal del alcance de la crisis, el momento es oportuno, dicen, “para llamar a la acción” en este ámbito.

Ante ello, el posicionamiento es claro. “Necesitamos un enfoque conjunto, holístico e integral de la estrategia farmacéutica para fortalecer tanto la preparación como la resiliencia de los sistemas sanitarios europeos frente a los desafíos presentes y futuros”, dicen los estados.

Una asociación reforzada y a largo plazo

Tras la publicación, en marzo de 2020, de la Estrategia Industrial, los 13 estados firmantes de la declaración proponen vincular ambas estrategias. Asimismo, plantean “alinear debidamente los objetivos generales y las medidas estratégicas” a la luz del plan de recuperación de la UE y el programa EU4Health.

Pero también piden que se tenga en cuenta lo que el Consejo de la UE pidió a Bruselas en diciembre de 2019. Aquellas conclusiones solicitaban una agenda europea sobre política farmacéutica para el período 2020-2024 que abordara las grandes preocupaciones nacionales sobre el sistema farmacéutico.

Por todo ello, estos 13 países instan a la Comisión Europea a poner en marcha una estrecha colaboración, “una asociación reforzada” y “a largo plazo” en la definición de esta Estrategia, que deberá tener en cuenta las necesidades de los estados y de los ciudadanos. Así, dicha “asociación” debería guiarse, añaden, “por los principios de disponibilidad, accesibilidad, sostenibilidad y seguridad en el suministro de medicamentos”.

Diálogo e interacción reforzados

Conseguirlo solo puede pasar, según el posicionamiento, desde un “diálogo e interacción reforzados” entre la Comisión y los estados, garantizando siempre el respeto de las competencias de estos últimos. También debe basarse, indican, en las actividades de los grupos de trabajo de la EMA y los Jefes de Agencias de Medicamentos, fortaleciendo la coordinación e incorporando la opinión de las autoridades competentes en la toma de decisiones reglamentarias.

Por otro lado, los 13 firmantes pretenden definir un programa conjunto de objetivos y actividades. Así, quieren que se involucre a los Estados miembro en los procesos de planificación y desarrollo de la estrategia farmacéutica de la UE, en la definición de roles de coordinación y en los procedimientos “de manera clara y transparente”, asegurando un intercambio proactivo de información entre los Estados y la Comisión.

“Creemos que los mecanismos de colaboración existentes en la UE deben fortalecerse y racionalizarse para este propósito”, señalan en su propuesta.

También te puede interesar…