El pasado 11 de diciembre el Comité Especial de la Lucha contra el Cáncer (BECA) escuchó a varios especialistas en prevención del cáncer sobre el efecto que el medio ambiente puede tener en el riesgo de desarrollar cáncer. La charla se centró en factores como la radiación, la contaminación del aire, la exposición a productos químicos y pesticidas, y la exposición a carcinógenos en el trabajo.

Aumento de pacientes con cáncer

Joachim Schüz, jefe de Sección de Medio Ambiente y Radiación en la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC, por sus siglas en inglés) que depende de la OMS, señaló que existe una tendencia ascendente constante respecto al número de personas con cáncer y que permanecerá en el tiempo. “Se calcula que en 2040 tendremos el 5,21 millones de cánceres, así que para los próximos 20 o 25 años estamos hablando de más de 100 millones de cánceres nuevos”, advirtió.

Ante esto, Schüz considera que la prevención es muy importante, “también a nivel primario”. Y es que los factores que influyen en el riesgo de contraer cáncer (tabaco, obseidad, dieta, alcohol, infecciones, radiación o factores profesionales y ambientales) se pueden prevenir. De hecho, afirmó el experto, alrededor de un 40 por ciento de los cánceres son prevenibles.

“Tenemos un código europeo contra el cáncer con 12 maneras de reducir los riesgos de contraer un cáncer, como la exposición al sol, la radiación, otro tipo de contaminantes, etc.”, explicó Schüz. Además, añadió que este código europeo va acompañado de una serie de normativas para ayudar a las personas a evitar enfermar de cáncer.

Exposiciones y cánceres prevenibles

  • La profesión es responsable de entre un 3 y un 4 por ciento de los cánceres. Uno de los mayores riesgos profesionales que son cancerígenos es el amianto (representa la causa de la mitad de los cánceres en este sector). ¿Cómo se puede intervenir? Con un marco regulador adecuado controlando la exposición y velando por que se cumplan las normativas de protección para los trabajadores. De esta manera, la mayoría de los cánceres en este contexto se podrían prevenir.
  • La radiación ultravioleta, que representa entre el 2 y el 3 por ciento de los cánceres. Se debe tener responsabilidad y evitar una exposición solar prolongada. Se puede prevenir con campañas de prevención bien definidas. La carga del cáncer se podría reducir bastante, aunque no eliminar.
  • El radón provoca el uno por ciento de los cánceres. Es la principal causa de la exposición a la radiación. Se podrían imponer medidas de mitigación para reducir la exposición doméstica. La carga del cáncer se podría reducir pero no eliminar, pues hay radiación en el ambiente.
  • La radiación médica también es causa de cáncer (uno por ciento). Existe un incremento del uso de procedimientos médicos que implican radiación. Lo ideal sería disminuir estas técnicas, pero no es posible en caso de emergencias y la decisión sobre riesgo-beneficio queda en manos del médico.
  • La contaminación atmosférica. El uno por ciento de cánceres se deben a esto, pues hay muchas partículas cancerígenas en el ambiente. Se debe actuar de manera proactiva para evitar niveles de contaminación altos.

Impacto del medio ambiente

“Vemos que el ambiente impacta en nuestra salud y la OMS considera que un 24 por ciento de todas las muertes mundiales de cáncer tienen que ver con nuestro entorno. Estamos hablando de 13,7 millones de muertes al año”, destacó María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS.

Además, de esos casi 14 millones de muertes, “7 millones están causadas por la exposición a la contaminación atmosférica, que es uno de los problemas de salud pública más importantes con los que nos topamos”. Y casi un 30 por ciento del riesgo de padecer cáncer de pulmón se puede achacar a la contaminación atmosférica.

Neira también hizo hincapié en que el 91 por ciento de la población mundial respira aire que no respeta las normas propuestas por la OMS, es decir, aire contaminado. “El hecho de que no se tomen más medidas no tiene que ver con el hecho de que no haya suficientes herramientas, orientaciones o incluso campañas que pueden contribuir a esta lucha contra la contaminación ambiental”, concluyó.

Impacto del trabajo

Para Gunnar Johanson, profesor de toxicología ocupacional y evaluación de riesgos del Instituto Karolinska de Medicina Ambiental, aunque el cáncer tiene un efecto “devastador” en general, el cáncer de origen laboral lo tiene en particular.

“La primera causa de muerte en trabajadores tiene que ver con cáncer. Alrededor de 100.000 trabajadores mueren al año por cáncer de origen laboral en Europa”, señaló Johanson.

Y aseguró que los agentes cancerígenos más comunes son el humo del tabaco y la radiación solar. Sin embargo, apuntó, es muy difícil definir la exposición: “Todo el mundo está expuesto en mayor o menor medida a la radiación solar”.

La mejor manera de evitar una sobreexposición al cáncer en el entorno laboral es “prohibir prohibir sustancias químicas en el trabajo, aplicar restricciones u otras medidas de prevención”.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…