Monitorización remota

Hace unos días que la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Riberaanunciaba la “inminente” presentación del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC 2021-2030). Este Plan es una de las principales estrategias en materia climática y, ahora, ha sido aprobado por el Congreso de Ministros tras pasar por un período de información pública.

El PNACC es una herramienta cuyo objetivo principal es “construir un país menos vulnerable, más seguro y resiliente a los impactos y riesgos del cambio climático, capaz de anticippar, de responder y de adaptarse a un contexto de clima cambiante”, señala el Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco), en un comunicado.

La presentación del PNACC 2021-2030 fue uno de los compromisos establecidos en el acuerdo de Consejo de Ministros de 21 de enero de 2020 por el que se aprobó la Declaración del Gobierno ante la emergencia climática y ambiental.

Herramienta vertebradora ante el cambio climático

El documento responde a la necesidad de adaptarse a los riesgos derivados de cambio climático a los que se enfrenta España. Además, las medidas tomadas se alinean con las nuevas políticas planteadas por el Consejo Europeo, indica el Miteco.

“La acción climática no es un compartimento estanco, se integra como eje vertebrador de las acciones europeas en el contexto de la recuperación post COVID”. Así lo ha destacado la vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Representa nuestro esquema nacional para la gestión del riesgo, da certeza a los inversores y nos permitirá orientar mejor la recuperación que estamos emprendiendo”

Vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera

Asimismo, la vicepresidenta ha señalado que esta herramienta “contribuirá a generar un sector primario más resiliente, cohesionar y vertebrar el medio rural, prepararnos para un turismo de mayor calidad, crear infraestructuras más seguras y recuperar la biodiversidad, entre otras cuestiones”.

Cambio climático en España

El Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC 2021-2030) configura un instrumento para promover una acción coordinada “transversal, multilateral y multinivel”.

El documento define y describe 81 líneas de acción a desarrollar en los diferentes sectores socioeconómicos del país organizadas en 18 ámbitos de trabajo.

En estos ámbitos destacan la salud humana, agua y recursos hídricos, patrimonio natural, biodiversidad y áreas protegidas, costas y medio marino, protección forestal, lucha contra la desertificación, agricultura y ganadería o seguridad alimentaria.

El Miteco señala que el impacto del cambio climático es cada vez más evidente en España. La temperatura media en el conjunto del territorio ha subido alrededor de 1,7ºC desde la época preindustrial (1ºC en el conjunto del planeta). Además, el verano se ha alargado cinco semanas con respecto a comienzos de la década de los ochenta. En relación a la extensión de zonas con clima semiárido, la superficie ha aumentado más de 30.000 km2 en un plazo de 20 años.

Asimismo, indican que “con ausencia de respuestas de adaptación, los impactos del cambio climático en España serán cada vez más graves“. En esta línea, en un escenario de aumento de la temperatura media global de 2ºC, “serán el doble de virulentos que si logramos contener esa alza de los termómetros en 1,5ºC”, indica el documento.

Líneas de acción

Aparte de las orientaciones sectoriales que vertebran el PNACC, el plan propone seis líneas de trabajo “claves” para trascender en todos los ámbitos, indica el Miteco.

En primer lugar, destaca la “vulnerabilidad territorial y social”. Desde el ministerio señalan que se fomentarán los análisis geográficos en los estudios de riesgos, así como el desarrollo de planes de adaptación para espacios vulnerables.

En el ámbito social, se identificarán los grupos y comunidades con mayor nivel de riesgo y se desarrollarán respuestas adaptadas según los niveles de vulnerabilidad.

Los “efectos transfronterizos” es otra de las líneas de acción destacadas. Los efectos del cambio climático “más allá de nuestras fronteras” pueden tener impacto en España. Por este motivo, el PNACC prevé la identificación de las cadenas causa-efecto que trasladen dichos impactos, así como definición de estrategias para reducir los riesgos.

Como tercer pilar en las líneas de acción se establece el “enfoque de género”. El PNACC analizará los datos de exposición, vulnerabilidad e impactos desagregados entre géneros porque “el cambio climático no afecta de igual manera a hombres y a mujeres”. En este sentido, el proyecto fomentará “el papel de las mujeres como agentes y líderes del cambio”.

Por otra parte, el Plan prevé la creación de listas de control para el chequeo de las potenciales medidas de adaptación, la evaluación de sus efectos sociales y su huella ecológica. Asimismo, pretende incorporar criterios para prevenir “efectos contraproducentes en las ayudas públicas”.

El PNACC recogerá a su vez una estimación de costes y beneficios de la acción y la inacción, además de las conclusiones de decisiones.

Desde el Miteco indican que “se valorarán las opciones de adaptación basadas en el análisis de riesgos”. En esta línea el plan llevará a cabo un seguimiento y evaluación para mejorar en todos los sectores de forma continua.

El Miteco señala que el primer borrador de este plan recibió más de 1.500 observaciones de 182 organizaciones y personas. 

Te puede interesar: