Premios BiC

El Senado ha logrado aprobar, con mayoría absoluta, la moción que proclama la igualdad entre hombres y mujeres presentada por el Grupo Parlamentario Socialista (GPS). La única oveja negra: Vox, que ha votado en contra.

De hecho, esta formación fue el impedimento por el que no salió adelante una declaración institucional, que es lo que suele hacer la Cámara Alta para mostrar su apoyo a diversas causas que cuentan con el respaldo social. Sin embargo, para ello se exige el consenso de todos los grupos políticos y Vox fue el único que se opuso.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha reiterado en varias ocasiones que la igualdad entre hombres mujeres en todos los ámbitos es su mayor prioridad. Y así lo ha recalcado la portavoz socialista de igualdad en el Senado, Ana María Agudiez: “La igualdad, para el PSOE, es la centralidad de toda la democracia y de toda la acción de gobierno”.

Con la fecha del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, muy presente, la senadora ha asegurado que “una sociedad libre de machismo y libre de violencia machista debe ser el objetivo prioritario de este Parlamento”.

Así, esta moción, aprobada con 249 votos a favor y 3 en contra, se ha presentado con la voluntad de proclamar la igualdad de género “de manera conjunta por parte de toda la sociedad”.

“Curar” la brecha

Agudiez ha defendido el compromiso de los socialistas con “la erradicación de la violencia de género, el fin de la precariedad laboral y la brecha salarial, la defensa de nuestros derechos sexuales y reproductivos y erradicar la trata mujeres con fines de explotación sexual”. Así como quieren “favorecer la dignidad de las mujeres, garantizar alternativas y terminar con las redes y las mafias que se lucran con la esclavitud”.

La senadora ha arrojado datos sobre la desigualdad existente. La brecha salarial es de un 22,35 por ciento. “Tenemos menores tasas de ocupación, pero mayores tasas de paro”. Además, el 74,6 por ciento de los contratos de las mujeres son a tiempo parcial. La brecha en las pensiones es del 35 por ciento y “las mujeres destinan 26,5 horas a la semana a los cuidados mientras que los hombres solo destinan 14″.

“Estos datos avalan por sí solos la necesidad de hacer políticas publicas feministas para erradicar la desigualdad y las violencias contra las mujeres”, ha reivindicado. Y ha hecho hincapié en que el gobierno socialista ha puesto en marcha “en menos de dos años” el 82 por ciento de las medidas del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, “demostrando así su compromiso con la igualdad”.

Una igualdad jurídica y real

Carlota Santiago, de Ciudadanos, ha asegurado que su partido se compromete a “defender los derechos más básicos de todas las mujeres sin distinción”. “La igualdad entre hombres y mujeres no es cuestión de un día ni de una ideología política; es un compromiso de todos y todas”, ha indicado. Además, ha defendido la necesidad de avanzar en medidas que permitan “igualdad jurídica y real”.

Uno de los puntos incluidos en la moción trata sobre poner el freno a los vientres de alquiler, en el que la senadora socialista ha incidido en las mujeres que participan en ello lo hacen por razones económicas y no por libertad. Y sobre este tema Ciudadanos ha presentado una enmienda para añadir la promulgación de una “legislación que regule el acceso a la gestación por sustitución en España siguiendo un modelo altruista y garantista con los derechos de todas las partes gestantes”.

Cordón sanitario a Vox

Durante su turno para la defensa de las enmiendas, Vox ha pedido la derogación de la actual Ley de Violencia de Género y la proposición de una Ley contra la Violencia Intrafamiliar.

Las dos senadoras socialistas, Ana María Agudiez y Josefina Antonia Bueno, se han enzarzado con la representante de este partido, Yolanda Merelo. Ambas han declarado que este partido “niega la violencia machista”

Bueno se ha dirigido directamente a Merelo: “No estamos a favor de una violencia intrafamiliar porque la violencia de género es una violencia que se ceba exclusivamente con las mujeres y exclusivamente por el hecho de serlo”. Y ha criticado a aquellas formaciones que “coquetean” con Vox en algunas regiones, como el Partido Popular y Ciudadanos.

Agudiez se ha sumado a los reproches que su compañera ha lanzado contra la derecha. La senadora ha destacado que el PP “se deja marca la agenda por la ultraderecha”, una ultraderecha con discursos que “alientan el machismo y debilita a las víctimas”. “Esto es inadmisible e incompatible con la democracia”, ha expresado con rotundidad.

Es por todo esto que los socialistas piden “a todos los partidos constitucionalistas” que pongan un cordón sanitario a Vox para que esté alejado de la toma de decisiones en las instituciones. “No pueden estar gobernando con un discurso que pone en riesgo la libertad de las mujeres”.


Noticias relacionadas:

Montero desarrollará un Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades

Pablo Cambronero: Ciudadanos pide políticas de Estado para garantizar la igualdad

Una oportunidad sanitaria: cambio climático, igualdad y agenda 2030