A día de hoy, sólo un 5 por ciento de las enfermedades raras tienen opción de tratamiento. La necesidad de fomentar la investigación es apremiante y la medicina de precisión parece ser el camino a seguir… Pero no es el único. Hay más opciones, y una de las más interesantes consiste en descubrir los ‘nuevos trucos’ de viejas moléculas. El reposicionamiento de fármacos, un mercado en auge a nivel global, se abre camino en el espacio de las enfermedades raras, donde las necesidades médicas superan con creces la capacidad de desarrollar nuevos medicamentos, y ya está dando muestras de su valor.

El valor del reposicionamiento en enfermedades raras

El Síndrome X frágil es un trastorno genético que provoca retrasos en el desarrollo de los niños que lo padecen, discapacidades del aprendizaje y problemas sociales y conductuales. La biología computacional ha permitido identificar conexiones entre medicamentos hasta ahora desconocidas. Este enfoque ha dado como resultado varios fármacos candidatos, de los cuales tres se mantienen en estudio en ratones y uno ya está en Fase II de ensayos clínicos. A los impulsores del proyecto —Healx, una compañía impulsada por la Inteligencia Artificial, y Fraxa Research Foudation— solo les ha llevado 15 meses recorrer este camino.

La pseudo-adrenoleucodistrofia, un trastorno neurodegenerativo, ofrece otro buen ejemplo. Aquí, el promotor —una biotecnológica especializada en reposicionamiento de medicamentos llamada Apteeus—diseñó un programa que reúne más de 1.500 medicamentos comercializados. Esta farmacopea ha sido testada sistemáticamente contra las células de un paciente con esta enfermedad. Tras identificar posibles candidatos se han llevado a cabo ensayos para determinar su eficacia, algunos con resultados positivos.

Una de las vías más interesantes abiertas en el mercado farmacéutico consiste en descubrir los ‘nuevos trucos’ de viejas moléculas

No son los únicos casos. Gracias a una plataforma de cribado virtual hoy se sabe que tolcapona, tratamiento empleado contra el Parkinson, tiene efectos beneficiosos frente a la amiloidosis por transtiretina, otra enfermedad rara degenerativa. SOM Biotech, la responsable del proyecto, es una biotecnológica catalana, también inspirada en la Inteligencia Artificial.

El potencial de las nuevas tecnologías

La minería de datos ha revolucionado las perspectivas del reposicionamiento de fármacos.

Estos ejemplos tienen un eje en común: todos aprovechan, de una u otra forma, el potencial de la información gracias a las nuevas tecnologías. Inteligencia artificial, RWD, simulaciones, biología computacional… La minería de datos ha revolucionado las perspectivas del reposicionamiento, y el mercado ya lo nota. En 2012, el reposicionamiento de medicamentos movía a nivel global en torno a 20.000 millones de dólares. La cifra ascendió a unos 24.000 millones en el año 2015 y se estima que moverá en torno a 31.000 millones de dólares este año.

Si bien el nicho que representa el reposicionamiento en enfermedades raras es una mínima parte, la aportación está siendo especialmente valiosa y en auge. En enero de 2017, una investigación de Kaiser Health encontró que, de los 450 medicamentos que habían recibido designación huérfana desde 1983, más de 70 habían sido previamente aprobados para su ‘uso masivo’.

Un año después, el Orphan Drugs & Rare Diseases Global Congress 2018 ya apuntó que las indicaciones huérfanas son las áreas terapéuticas más rentables del mercado de reposicionamiento de medicamentos. En torno al 20 por ciento de los fármacos huérfanos aprobados, según los expertos, provienen de esta estrategia.

Recomendaciones para el reposicionamiento

Se prevé que la tendencia continúe en ascenso, gracias al potencial de la minería de datos. Pero, aunque prometedora, esta área no está exenta de retos. A ellos hace referencia el Consorcio Internacional de Investigación en Enfermedades Raras, que fomenta la colaboración internacional en esta área desde 2011.

En torno al 20% de los fármacos huérfanos aprobados, según los expertos, provienen del reposicionamiento

Según este organismo, cuatro recomendaciones podrían ayudar a extraer del reposicionamiento todo su potencial. Están incluidas en el abstract The use of generation of biomedical data and existing medicines to discover and establish new treatments for patients with rare disease, publicado en Orphanet Journal of Rare Diseases.  

La primera tiene que ver con la mejora en la captura y la transferencia de los datos reportados por los pacientes. Los esfuerzos del reposicionamiento de medicamentos, dicen los autores, comienzan con un “exhaustivo conocimiento” de la enfermedad. Pero la información clínica de las enfermedades raras es, muchas veces, escasa y está dispersa. Los pacientes han venido a solventar este déficit con una participación cada vez más activa en redes sociales y plataformas de investigación. Allí informan sobre su enfermedad o sobre los resultados en salud, pero esta información difiere en calidad y sofisticación.

Los expertos que los resultados en salud reportados por los pacientes pueden facilitar la identificación de nuevas oportunidades para el reposicionamiento de medicamentos.

Compartir datos; compartir expeciencias

Bien agregada, los expertos creen que esta información puede facilitar la identificación de nuevas oportunidades de reposicionamiento. Pero tan importante como disponer de esta información es el poder compartirla. Y aquí la opinión de los expertos es tajante: “La comunidad de enfermedades raras no puede trabajar en silos de información”. Compartir el conocimiento adquirido ayudará mejorar el conocimiento y a generar nuevas hipótesis.

Las últimas recomendaciones instan no sólo a seguir buscando nuevas formas alternativas de explotar la cada vez mayor información disponible, sino también a mejorar el conocimiento adquirido de estas prácticas.

El reposicionamiento, eje de la estrategia de la UE

El reposicionamiento de medicamentos se ha convertido en la punta de lanza del grupo de trabajo STAMP (Expert Group on Safe and Timely Access to Medicines for Patients) de la Comisión Europea. Los avances de este comité, dirigidos a solventar los problemas regulatorios del reposicionamiento y a pilotar una experiencia pionera en la UE, se han expuesto en un reciente workshop organizado por Eurordis, la Federación europea de enfermedades raras.

Eurordis tiene la ambición de que para 2025 el arsenal terapéutico de medicamentos huérfanos sea entre 3 y 5 veces mayor que el actual; y su coste, entre 3 y 5 veces más barato. Y cree que el reposicionamiento es una estrategia clave para conseguirlo. Según los datos que apunta la Federación, el 85 por ciento de los “segundos usos médicos” de un fármaco se descubren en los 18 meses posteriores a la aprobación.