J. Ruiz-Tagle Madrid | viernes, 16 de febrero de 2018 h |

Dentro de las iniciativas que presentan los partidos políticos siempre hay ambiciones que sobresalen al resto. La agenda sanitaria del PSOE no es una excepción y buscará fortalecer su línea de actuación conocida con nuevas estrategias. A nadie le sorprende oír desde Ferraz que el Real Decreto 16/2012 es un texto legislativo a derogar o que la política farmacéutica más eficaz para controlar el gasto en recetas son las subastas. Pero en este año de impasse que acaba de comenzar —mitad de legislatura y ejercicio previo a la convocatoria de elecciones autonómicas y municipales— el PSOE quiere revitalizar su defensa por la sanidad pública y universal.

Dentro de un decálogo presentado por la secretaria de Sanidad del Partido Socialista, Luisa Carcedo, se hace mención, en su punto número nueve, a impulsar el uso racional de los medicamentos y tecnologías sanitarias. En este aspecto, los socialistas rechazan de plano el Protocolo de Sostenibilidad suscrito por Farmaindustra pero, y sobre todo, quieren revitalizar las subastas de medicamentos. “Es una solución muy importante. Andalucía consigue ahorros porque tiene una población muy grande pero en otras comunidades, como Asturias, no sería ahora eficaz porque son más pequeñas. A nivel nacional sí que sería una política muy eficaz”, explicó Carcedo a preguntas de este medio. En cualquier caso, y dada la pretensión del Partido Socialista, esta medida sólo se haría realidad en el caso de que en las futuras elecciones generales (previstas, si no hay sorpresas, para 2020) consiguieran liderar el nuevo Ejecutivo.

Junto a esta medida, y dentro del punto dedicado a Uso Racional del Medicamento, los socialistas quieren también revitalizar la penetración de medicamentos genéricos. A su vez, y en cuanto al acceso a la innovación, la intención del PSOE es trabajar en un protocolo que defina qué es una novedad terapéutica (¿recuperar el innovómetro de la Universidad de Alcalá de Henares?) y gestionar precios a nivel europeo.

Además de estas medidas estrictamente farmacéuticas, el PSOE no va a cejar en su empeño por derogar el Real Decreto 16/2012 en dos cuestiones que consideran muy lesivas: la reforma del copago y la asistencia sanitaria basada en el aseguramiento a la Seguridad Social. Ante la imposibilidad de llevar al Congreso de los Diputados estas medidas (el Gobierno ha utilizado el veto presupuestario para no debatir una Proposición de Ley de este grupo político), los socialistas van a buscar un nuevo camino que permita la derogación del texto legislativo. La fórmula es conseguir hacerlo inconstitucional y para ello van a trabajar en la futura reforma de la Carta Magna en dos líneas. Por un lado reforzar el derecho a la salud incluyéndolo dentro del capítulo de Derechos Fundamentales y, por otro, enmendando el artículo 135 que se reformó hace casi siete años durante el Gobierno de Rodríguez Zapatero. “En la reforma constitucional propondremos garantizar como fundamentales los derechos a la salud con el Sistema Nacional de Salud, a la protección por la Seguridad Social, un sistema público de servicios sociales y la garantía de ingresos. Además, habría que ampliar el artículo 135 de la Constitución para incorporar un principio de estabilidad social complementario del principio de estabilidad presupuestaria que asegure en la distribución de la inversión pública, incluso en situaciones de crisis, un suelo de inversión social garantizado”, aseveró Carcedo. Si las iniciativas salieran adelante, el PSOE considera que el Real Decreto 16/2012 se podría llevar al Tribunal Constitucional. “Hacer esta reforma haría ilegal el Real Decreto”, zanjó la senadora socialista.

Por último, Carcedo incidió en “la progresiva mercantilización de la sanidad”. La senadora denunció un incremento de la inversión en sanidad privada en detrimento de la pública y señaló al nuevo Consejo Asesor de Sanidad “como una prueba de la privatización del Sistema Nacional de Salud, salvo honrosas excepciones”. En este aspecto también señaló que entre los nombramientos “hay grandes ausencias”.

Presupuesto y gasto sanitario de las Comunidades

El Partido Socialista esgrimió los datos del Ministerio de Sanidad para denunciar la insuficiencia financiera de las comunidades en materia sanitaria. Además, ante las recientes declaraciones del ministro de Hacienda, quien aseguró que se podían prorrogar presupuestos hasta las elecciones, Carcedo aseguró que “agravará la situación”.