Premios BiC

El Ministerio para la Transición Ecológica (Miteco) ha publicado el borrador del Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC). El documento cubre el horizonte temporal 2021-2030 y pretende establecer una hoja de ruta que de respuesta a las necesidades de adaptación al cambio climático en España.

El objetivo es establecer una economía y sociedad “más seguras y menos vulnerables ante los riesgos climáticos, anticipándose a lo proyectado por la Ciencia“. En este sentido, el ministerio pretende evitar o reducir los riesgos económicos, sociales y ecológicos, así como favorecer la recuperación tras los impactos.

El Plan incluye 81 líneas de acción a desarrollar por parte de los diferentes sectores socioeconómicos del país, según un comunicado del Miteco.

“Clima, naturaleza y biodiversidad están estrechamente conectados, pero sabemos también que el modo en el que vivimos, depende enormemente del estado de salud del clima”. Así lo ha señalado la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

En este sentido, el PNACC actúa como un instrumento de planificación básico para promover una acción coordinada y coherente entre las Administraciones Públicas.

El Plan concibe una perspectiva transversal que sea multilateral – se lleve a cabo desde distintos sectores -y multinivel- que tenga diferentes escalas territoriales.

Sectores clave en la economía

El documento enmarca distintos sectores considerados clave para la economía como la agricultura, la silvicultura, el turismo o el transporte, todos ellos dependientes del clima. Asimismo, la salud humana, la biodiversidad y la vivienda consitituyen campos esenciales para el bienestar, según el Miteco.

Las infraestructuras, los espacios comunes en las ciudades, la salud, la economía y los sectores productivos son elementos en los que poner el punto de mira con vistas a la próxima década. Ribera insiste en la necesidad de “reflexionar sobre cúal es el mejor modo de construir resiliencia frente al cambio climático”.

“Si queremos construir una economía sólida y una sociedad inclusiva es necesario mejorar la capacidad de anticipación y mejorar la orientación en los distintos sectores económicos”

Teresa Ribera

Las políticas de adaptación no sólo evitarán o minimizarán daños; también aportarán mayor estabilidad económica y social y nuevas oportunidades, señala el Miteco. Esto se debe a que las inversiones en una adaptación planificada pueden crear nuevas actividades económicas y posibilidades de empleo, reduciendo la incertidumbre asociada al clima.

Estas medidas generarían “efectos positivos” como la conservación de la biodiversidad, la protección de la salud o la propia mitigación del cambio climático.

El Plan propone siete líneas de trabajo esenciales para que sean transversales en todos los ámbitos.

Plan Cambio climático: líneas de acción

En este sentido, el Miteco señala que los eventos extremos afectan de manera muy desigual a las regiones, por lo que se fomentarán análisis geográficos en los estudios de riesgos. Además se desarrollarán respuestas adaptativas según los niveles de vulnerabilidad territorial y social.

El Miteco también señala la importancia de los “efectos transfronterizos”. Los efectos del cambio climático fuera de España pueden afecta indirectamente al país. Por ello, el Plan prevé la “identificación de las cadenas de impactos”, para poder hacerle frente desde una perspectiva nacional.

Además, el Plan contempla la creación de listas de control para el chequeo de las potenciales medidas de adaptación y la evaluación de sus efectos sociales. Además tendrá en cuenta su huella ecológica y la incorporación de criterios para prevenir la llamada “mala adaptación” en las ayudas públicas.

El enfoque de género, los costes y beneficios de adaptación e inacción o la orientación de los análisis de riesgos son otras de las líneas transversales del PNACC.

cambio climático en España
Fuente: Miteco

Cambio climático e informes

Desde el ministerio recuerdan que, en España, el impacto del cambio climático es “cada vez más evidente”. La temperatura media en el conjunto del territorio ha subido alrededor de 1,7ºC desde la época preindustrial.

Por otra parte, el verano se ha alargado cinco semanas con respecto a comienzos de la década de los ochenta y la extensión de zonas con clima semiárido ha aumentado más de 30.000 km2 en un plazo de 20 años.

El borrador del Plan refuerza los instrumentos de información y seguimiento de las políticas públicas de adaptación y del propio Plan, en el que incluirá informes sobre riesgos climáticos, informes sectoriales de adaptación e informes de Seguimiento del PNACC.

Además, el Plan recoge por primera vez una colección de 28 indicadores que aportarán una visión dinámica de los efectos derivados del cambio climático. En este sentido, se valoran indicadores de impacto del cambio climático en la salud o de daños económicos por tormentas costeras, entre otros. Estas estrategias facilitarán “la mejora continua de políticas y medidas”, señala el miteco.

Elaboración del PNACC

El Plan, elaborado por la Oficina Española de Cambio Climático (OECC), fue adoptado por el Consejo de Ministros en el año 2006 después de un amplio proceso de consulta pública.

Los principales órganos de coordinación a nivel nacional que participaron fueron: la Comisión de Coordinación de Políticas de Cambio Climático, al Consejo Nacional del Clima, el Grupo Interministerial de Cambio Climático y la Conferencia Sectorial de Medio Ambiente.

El objetivo último del PNACC es lograr la integración de medidas de adaptación al cambio climático basadas en el mejor conocimiento disponible en todas las políticas sectoriales. Así como la experiencia en gestión de los recursos naturales que sean vulnerables al cambio climático, para contribuir al desarrollo sostenible a lo largo del siglo XXI.


Noticias relacionadas: