La polución en Europa aún causa más de 400.000 muertes prematuras anuales. Las medidas adoptadas por la Unión Europea en materia de calidad del aire han logrado reducir las emisiones y las concentraciones de muchos contaminantes atmosféricos. Sin embargo, “el efecto ha sido menor” en la reducción de la propia polución, y como consecuencia, en la mitigación de los efectos sobre la salud. Este es el mensaje del eurodiputado Javi López, del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, ha presentado un informe que analiza la aplicación de las Directivas sobre la calidad del aire.

Hace unas semanas que los eurodiputados de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (ENVI) votaron en relación a esta iniciativa. Ahora, ésta llega al pleno del Parlamento Europeo para consolidar los pasos que permitan construir las estrategias desde la Comisión Europea.

El documento, aprobado con 425 votos a favor, 109 en contra y 153 abstenciones, pretende servir de hoja de ruta a la Comisión Europea, con vistas a la estrategia que deberá adoptar el próximo año

Con la aprobación del informe, la posición del Parlamento Europeo queda clara: los eurodiputados reclaman una aplicación más estricta de la legislación europea. Esta posición engloba además la solicitud de fijar nuevas restricciones de sustancias que hasta ahora no estaban reguladas pero que afectan a la salud, como las partículas ultrafinas, el carbono negro, el mercurio o el amoniaco.

“Los estándares actuales que maneja la UE tienen una antigüedad de 15-20 años, necesitamos una actualización”

Javi López, Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo

Efectos de la contaminación del aire

Este es uno de los mensajes que ha lanzado López durante su ponencia en el pleno del Parlamento Europeo, destacando la contaminación del aire como “el mayor riesgo medioambiental para la salud en Europa”. Esto se debe a que las principales causas de muerte atribuidas a la contaminación atmosférica son las enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares, seguidas de las enfermedades pulmonares y el cáncer de pulmón. Así lo recoge el informe presentado por López, que además indica que la exposición a contaminantes puede dar lugar a una disminución de la función pulmonar, a infecciones respiratorias y a asma agravado, además de relacionarse con diabetes, obesidad, inflamación sistémica, alzhéimer y demencia.

En este marco, también destaca las consecuencias que tiene la contaminación en relación con los ecosistemas, a la biodiversidad y a la salud vegetal. Por estos motivos, reclaman “adoptar políticas ambiciosas para garantizar un aire limpio”.

Para lograrlo, López ha instado a “utilizar todas las herramientas posibles” para involucrarse en la promoción de la salud pública y pone el foco en la desigualdad social que existe ante la calidad del aire: “Aquellas zonas con menores rentas terminan padeciendo niveles de contaminación mayores”.

Propuestas del informe

En este contexto, López lanza cuatro propuestas para mejorar los estándares y ajustarse al compromiso del Pacto Verde Europeo. En primer lugar, López pide alinear las Directivas con los estándares establecidos por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El eurodiputado socialista insiste en que hay muchos países miembro que “aún incumplen de manera sistemática la legislación actual cuando estamos a las puertas de elevar los estándares”. Por ello, solicitan a la Comisión Europea que refuerce la red de vigilancia de los contaminantes y los puntos de control y monitoreo, para “evitar trampas”.

La Union Europea cuenta en la actualidad con 4.000 estaciones de medición y 16.000 puntos de muestreo.

A pesar de estas cifras, el informe señala que las disposiciones de ubicación de las mismas “permiten cierta flexibilidad, lo que puede repercutir en la medición”.

“Existen 30 procesos de infracción en 20 países diferentes, en España tenemos dos: en Madrid y Barcelona”

Javi López, Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo

Ante esta situación, López pide nuevos indicadores que “reflejen mejor la exposición humana a la contaminación atmosférica”, especialmente en relación con el transporte por carretera, la aviación y el transporte marítimo.

Como tercer pilar del informe, destaca la necesidad de fomentar planes de calidad del aire nacionales que sean efectivos, así como una mayor cooperación entre los distintos agentes para poder continuar en un camino de buenas prácticas. En esta línea se sostiene la última demanda: más mecanismos coercitivos que impulsen a “repensar el modelo de calidad del aire”.

La Comisión ha anunciado que presentará en mayo un plan de contaminación cero para el agua, el aire y el suelo, como parte del Pacto Verde

Por este motivo, el informe presentado en el Parlamento Europeo pretende consolidar la posición de los eurodiputados ante nuevas estrategias.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…