El Instituto Nacional de Excelencia para la Salud y la Atención del Reino Unido, (NICE por sus siglas en inglés), busca adoptar un sistema de evaluación más simplificado para conseguir un acceso más ágil a las innovaciones. Para ello, ha puesto en marcha un nuevo modelo de evaluación de medicamentos, dispositivos, diagnósticos y tecnologías digitales que consiga ofrecer un acceso más rápido a los pacientes.

“Planeamos simplificar y optimizar nuestros diferentes procesos de evaluación y optimizar los diferentes métodos que usamos para evaluar tecnologías. Trabajando en asociación con los reguladores, brindaremos a los pacientes acceso temprano a tecnologías innovadoras “, ha asegurado el organismo en un comunicado.

Más allá de la oncología

De este modo, el NICE otorgará un mayor peso en la toma de decisiones a los tratamientos para enfermedades más graves, como por ejemplo “la epilepsia grave o la esclerosis múltiple”. El objetivo, tal y como explicaron, “es adoptar un sistema más justo, que vaya más allá del aumento de la supervivencia, que principalmente se centra en los tratamientos para el cáncer”. Así, buscan dar más peso a tratamientos para personas con enfermedades graves de todo tipo.

El nuevo modelo buscará también ampliar los acuerdos en los que las compañías ofrecen nuevos medicamentos con costes más reducidos, mientras se recopila una mayor evidencia sobre los mismos.

A estos cambios, el organismo suma una menor incertidumbre para las compañías biofarmacéuticas, gracias a la adopción de evaluaciones “más transparentes y predecibles”. Para ello, el NICE pondrá en marcha un grupo de expertos. Este se encargará de decidir qué tratamientos, dispositivos médicos, procedimientos de intervención y diagnósticos se evaluarán, de forma que las decisiones de selección serán “más claras, coherentes y transparentes”. Estas decisiones se publicarán de forma rutinaria en la página web del NICE, y las empresas serán notificadas e informadas antes de su publicación.

Respaldo al acceso a los medicamentos

Para la patronal de la industria farmacéutica británica, ABPI, este anuncio supone “un hito importante y una oportunidad significativa para actualizar los métodos y procesos que utiliza el NICE para respaldar el acceso a los medicamentos”. De este modo, la organización asegura que trabajará durante los próximos meses para “ayudar a asegurar que las propuestas cumplan con la ruta marcada en la nueva y ambiciosa estrategia de Ciencias de la Vida marcada por el Gobierno de Reino Unido”. Esto, explican, supondrá un “cambio significativo para los pacientes, sus familiares y para todo el NHS”.