Más allá del abordaje del cáncer con una óptica ‘macro’ desde Europa, el modelo descentralizado sanitario autonómico español exige de una intensa y fluida coordinación de las administraciones que integran el Sistema Nacional de Salud (SNS). Ello aplica —e influye— en la traslación del propio Plan Europeo Contra el Cáncer, por lo que establecer redes y una adecuada colaboración entre las distintas comunidades autónomas para contribuir a una mayor homogeneización es fundamental.

Sobre esta idea debatieron —y coincidieron— los consejeros de Sanidad de la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana, Enrique Ruiz Escudero y Ana Barceló, respectivamente, en la jornada ‘CANCER NOW. El cáncer en España: una urgencia vital’, un encuentro que forma parte de la iniciativa promovida por la Fundación ECO. Durante la cita, ambos gestores han sido protagonistas de una mesa focalizada en el manejo de la enfermedad desde el ámbito regional, la cual estuvo moderada por el presidente de la entidad impulsora, Rafael López.

En opinión del responsable madrileño, el reto marcado es el seguir mejorando en la manera de trabajar y en la unificación de procesos. “Si algo hemos aprendido es que venimos de una manera de trabajar demasiado individual. El trabajo en red va a ser necesario, un trabajo donde el acceso sea equitativo para todos y siempre estando a la última a todos los niveles”, ha añadido.

Su homónima en la región valenciana quiso insistir en la “necesaria colaboración e intercambio; todos trabajamos en la misma línea, pero en diferentes espacios. Lo más importante es que el SNS pueda poner en común”. “Hay que fortalecer la visión de Europa en cuanto al cáncer y España tiene que ser una de las receptoras de ese plan europeo para poder liderar parte de él”, ha destacado.

Colaboración público-privada y acceso

Una de las partes más importantes que completan la realidad del cáncer la sostiene el capital privado como necesario complemento de la inversión de las administraciones. “Tenemos que pensar acciones lentas o rápidas y para eso necesitamos ir de la mano en muchos ámbitos. Sería impensable avanzar en algo que evoluciona tan rápido como el cáncer y hacerlo solo con presupuesto público”, ha señalado Ruiz Escudero, que aboga por una colaboración ágil y transparente.

Precisamente, de esa mayor cooperación con la industria puede también conseguirse mejores resultados en el acceso a la innovación, otro de los aspectos con margen para progresar. Según Barceló, la clave es contribuir a la agilización en la tramitación desde todos los niveles para acortar tiempos: ministerio, laboratorios y las propias comunidades autónomas. “Hablamos de tiempos excesivos para la urgencia que tenemos”, ha reconocido, significando también el momento de oportunidad actual para abordar este tema.

“Hablamos de tiempos excesivos para la urgencia que tenemos”

Ana Barceló, consejera de Sanidad de la Comunidad Valenciana

Según ha recordado el consejero de Madrid, la velocidad de la incorporación de los medicamentos en la cartera de servicios repercute, como no podía ser de otra manera, en los pacientes, pero también en los mismos profesionales y la atracción de conocimiento.

El trabajo de las comunidades

Contribuir a un mejor y más equitativo acceso es precisamente la vocación con la que nace la Red Oncológica Madrileña (ROM), además de la medicina de precisión y la homogeneización de los biomarcadores que hay que utilizar. “Se trata de una red colaborativa que pretende que el acceso sea igual para todos, sea el tumor que sea, sin importar el grado de complejidad”, ha apuntado Ruiz Escudero.

Según el titular de Sanidad madrileño, si bien el nivel los servicios de oncología de la comunidad es alto, la forma de gestión todavía permite mejora. “Vamos a trabajar para que esta red tenga su máxima expresión”, ha avanzado.

Por su parte, Barceló ha subrayado que la Comunidad Valenciana regula desde octubre del pasado año la realización de análisis genéticos y biomarcadores moleculares con fines asistenciales. “Han permitido un mejor conocimiento y abordaje de muchas enfermedades, con progresos relevantes en sus diagnósticos, prevención y tratamiento”, ha puntualizado.

Echando la vista hacia atrás, la consejera ha destacado que en 2005 la región puso en marcha el Programa de Consejo Genético de cáncer, cuyo objetivo era “reducir riesgo de los cánceres en los que influye la determinación genética en el manejo clínico”. Además, en 2013, “se determinaron las plataformas moleculares como herramienta decisión terapéutica en estadios iniciales del cáncer de mama por su especial impacto sanitario, social y económico.

Registros de tumores

La información, datos mediante, es también una de las grandes herramientas en el abordaje del cáncer. Lo sabe bien la Comunidad Valenciana, que cuenta con un registro poblacional del cáncer infantil y de la adolescencia. “Es necesario avanzar en el registro de tumores y compartir información en un mundo colaborativo para avanzar en esta grave enfermedad”, ha insistido Barceló.

“Somos un SNS: tenemos que compartir datos entre las CC. AA. y compararnos para mejorar”

Enrique Ruiz Escudero, consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid

De su lado, Ruiz Escudero ha señalado que Madrid también cuenta con su propio registro de tumores, al tiempo que ha reforzado la idea de la consejera valenciana. “Somos un SNS y la estrategia tendría que ser conjunta para compartir datos entre las comunidades y compararnos para mejorar y aprender”, ha recalcado. Además, el responsable madrileño ha enfatizado lo fundamental de trasladar aprendizajes de la pandemia a otras áreas, como es el caso del cáncer. “Hay que tener datos de calidad para establecer predicciones que ayuden a la hora de tomar decisiones”.


También te puede interesar…