Este martes el Consejo de Ministros aprobaba, a propuesta del Ministerio de Ciencia e Innovación, el acuerdo que autoriza al Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) la convocatoria 2021 de subvenciones de la Acción Estratégica en Salud (AES). Esta tiene un importe de 134,4 millones de euros, lo que supone un 33,2 por ciento más que en 2020. Además, esta cuantía podrá incrementarse en 55 millones de euros una vez se apruebe el plan de recuperación de la Unión Europea. En la convocatoria de 2021 se incluyen novedades en el ámbito salarial y el impulso a la investigación en red y cooperativa.

La AES es la principal herramienta de financiación de la investigación biomédica y sanitaria en España. A través de esta, cada año se conceden diversas subvenciones para desarrollar proyectos de investigación y la contratación de investigadores. Su objetivo global es contribuir a fomentar la salud y el bienestar de la ciudadanía; además, desarrollar aspectos preventivos, diagnósticos, curativos, rehabilitadores y paliativos de la enfermedad, potenciando la competitividad internacional de la I+D+i del Sistema Nacional de Salud (SNS).

En la AES 2021 se incluyen importantes novedades centradas en la apuesta por la investigación cooperativa como elemento de cohesión de la investigación de excelencia y orientada a resultados en salud, así como en el reconocimiento salarial como complemento de la promoción y protección del talento científico. Así, se impulsa la investigación cooperativa en red mediante dos actuaciones principales. La primera, la creación de un nuevo Centro de Investigación Biomédica en Red (CIBER) de Enfermedades Infecciosas. En segundo lugar, un nuevo modelo de funcionamiento de las Redes Temáticas de Investigación Cooperativa en Salud (RETICS).

Novedades en CIBER y redes cooperativas

La experiencia con la pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto la necesidad de aglutinar la excelencia científica del país en la investigación en enfermedades infecciosas; para ello, se ha creado un CIBER específico sobre esta materia. Este estará integrado con el resto de la estructura CIBER existente, lo que le permitirá disponer de financiación estructural del Estado para la investigación en enfermedades infecciosas emergentes como el COVID-19. También, para líneas de investigación prioritarias en el ISCIII y en el SNS, como el VIH-SIDA y las resistencias antimicrobianas, entre otras.

Asimismo, la nueva AES propone un nuevo modelo en la organización de las Redes de Investigación Cooperativa en Salud (RETICS). Con la evidencia de la solidez de la interacción entre los grupos de investigación que han participado desde hace años de las RETICS vigentes, el objetivo es avanzar en su papel como herramienta de cohesión de la I+D+I del SNS mediante un mayor enfoque hacia resultados concretos en salud e impacto tangible para la ciudadanía. Con esta medida, se apuesta por resultados en cuatro grandes áreas: la atención primaria y la cronicidad; la inflamación y la inmunobiología; las terapias avanzadas y el ictus. En ellas se enmarcan algunas de las prioridades sanitarias del país; a través de grupos de investigación de 10 comunidades autónomas, se enfocarán en el logro de resultados relevantes y medibles en salud como consecuencia de su cooperación científica.

Mejoras en el ámbito salarial

Otro de los puntos incluidos en esta AES es el relativo a las mejoras en el ámbito salarial de la comunidad investigadora. Así, se produce un incremento del importe de las ayudas correspondientes al Subprograma Estatal de Formación, y a los contratos post-doctorales. Cabe destacar que el salario no se mantiene fijo durante toda la duración del programa, sino que se acompasa a la adquisición progresiva de competencias.

En concreto, en las dos primeras anualidades de los contratos predoctorales el salario es de 20.600 euros brutos; se produce un incremento hasta los 21.800 euros en la tercera anualidad y 26.900 euros en la cuarta. Respecto a los contratos postdoctorales Sara Borrell y Río Hortega se incrementa el salario bruto desde los 26.600 euros brutos de las convocatorias anteriores, hasta los 30.000 en las primeras anualidades, y asciende hasta los 35.000 euros en el último año de cada uno de los programas. La AES 2021 también incorpora la posibilidad de financiar los costes empresariales para la contratación de personas vinculadas a grupos de investigación liderados por personas jóvenes o por personas contratadas por medio de los contratos Juan Rodés y Miguel Servet.

Y es que, apostar por el talento y la protección del tejido científico, conjuntamente con la exigencia de resultados concretos a las personas investigadoras, demanda medidas que reconozcan las apuestas y el esfuerzo personal. Esto ha acelerado los cambios sobre reconocimiento salarial que el ISCIII había iniciado en los últimos dos años. Es desde ese momento que el Instituto ha impulsado la creación la creación de puestos estables dentro de las organizaciones receptoras de contratos Miguel Servet; entre otras actuaciones, ha protegido el derecho de las personas a compatibilizar el ámbito familiar con el desarrollo de su carrera profesional.

Fomento de la investigación independiente

Tras varios años de convocatorias sucesivas, la AES 2021 incluye la consolidación del programa de investigación clínica independiente dentro de una única convocatoria. Esto permite garantizar la integración de este programa en la normalidad de las convocatorias anuales del ISCIII.

Con esta apuesta por la investigación sin interés comercial inicial, independiente de los intereses a corto plazo de las divisiones comerciales de la industria farmacéutica, se pretende dar soporte económico a los proyectos de fármacos desarrollados dentro del ámbito del SNS para alcanzar las fases clínicas precoces o reposicionar fármacos sin relevancia comercial actual en la búsqueda de nuevas indicaciones.


También te puede interesar…