Premios BiC

La ministra de Industria, Reyes Maroto, se ha comprometido a convertir la agenda industrial española en un asunto estratégico que genere un acuerdo de Estado. “Si mi primer compromiso es el diálogo, el segundo es alcanzar un Pacto por la Industria con vocación de estabilidad, de permanencia, de certidumbre y también con compromiso de presupuesto“, ha asegurado Maroto en su comparecencia ante la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados.

El sector industrial español afronta “importantes desafíos”, según la ministra, que justifican este Pacto por la Industria. Entre los principales, están la transición ecológica, la globalización o la transformación digital. Por ello, desde la perspectiva del Ministerio, “es necesaria una política proactiva, que refuerce la competivividad y mantenga las capacidades productivas y de empleo”.

En 2019, el sector industrial supuso el 14,2 por ciento del PIB y acogió a 2,8 millones de trabajadores. La producción, el empleo o las exportaciones siguen registrando tasas positivas.

Mensaje para el sector farmacéutico

A ello se suma, según la ministra, el potencial de algunos sectores estratégicos que actúan como tractores de la economía. Reyes Maroto citó al agroalimentario, al químico, al aeronáutico, al eólico, y también al sector farmacéutico… Sectores que, según la ministra, “en los próximos años han de consolidarse en oportunidad, aportando soluciones a los retos de la digitalización, del cambio climático, de la  economía circular o de la movilidad sostenible”.

De acuerdo con la ministra, “la industria debe convertirse, tanto a nivel europeo como nacional, en un asunto estratégico que genere grandes consensos”. Y ello, insistió Maroto, “porque la industria tiene un nivel de productividad superior a la media nacional, porque genera buenos empleos, por sus altos salarios y mejores condiciones laborales, por tener mayor propensión a la innovación y por su alta intensidad exportadora”.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, durante su primera comparecencia ante la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados.

El mensaje para la industria farmacéutica española es doble, pues el ofrecimiento con el que el Ministerio presenta el Pacto por la Industria responde a las demandas históricas del sector: dejar atrás la política cortoplacista y trabajar con luces largas. “España necesita un sector industrial fuerte, dinámico e innovador. Por ello, es necesario articular una política industrial proactiva, con visión de largo plazo, para recuperar el tiempo perdido y alineada con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030″, subrayó Maroto.

Un pacto muy demandado

En estos años han sido muchos los agentes económicos y sociales y los agentes políticos que han reclamado un consenso a largo plazo en materia de política industrial. La decisión del Gobierno de acompañar esta demanda se reflejará, destacó Maroto, en un “pacto por la industria del siglo XXI” que recogerá las líneas maestras de una “política industrial de largo plazo, de manera que sea elevada a la categoría de política de estado, y esté salvaguardada de eventuales y futuros cambios políticos”.

La ministra es optimista al respecto de las posibilidades de firmar con éxito el Pacto por la Industria. “Creo que en esta comisión seremos capaces de abordar este pacto. Son más las cosas que nos unen que las que nos separan en este ámbito”, concluyó la ministra.

Una nueva Ley de Industria

El Pacto por la Industria no es el único avance trasladado por la ministra en su primera comparecencia de esta legislatura. “Al objeto de adaptar el marco normativo en el que se desenvuelve la actividad industrial a las medidas de la agenda 2030 y con el fin de acomodar la legislación a la transformación que suponen la digitalización, la transición ecológica o la internacionalización”, el Ministerio de Industria está trabajando ya en un anteproyecto de Ley de Industria que sustituya al actual, que data de 1992.

El Ministerio de Industria trabaja ya en un anteproyecto de Ley de Industria que sustituya al actual, de 1992

“Hay que dotar a la industria de un marco jurídico adecuado a los actuales procesos de producción y que contribuya de nuevo a la competitividad del sector. Abriremos para ello un proceso de amplia participación”, informó Reyes Maroto.

Un plan de acción integral contra las falsificaciones

Otro de los ejes prioritarios del Ministerio de Industria para esta legislatura es la lucha contra las falsificaciones. Esta área de trabajo está a punto de ofrecer la primera muestra del trabajo del Gobierno.

En el segundo trimestre de 2020 se presentará, según anunció la ministra, un Plan de acción integral de lucha contra venta de productos falsificados. Será la primera vez, según resaltó Maroto, que se presente “una hoja de ruta” con todos los retos y acciones a desarrollar contra este problema.