J. Ruiz-Tagle Madrid | viernes, 26 de abril de 2019 h |

¿Cuánto tendrá que devolver la industria farmacéutica al Estado por el desvío en el gasto farmacéutico? Al cierre de esta edición, la respuesta a esta pregunta seguía pendiente de que el Ministerio de Hacienda facilitara datos desagregados del gasto. Pero la fotografía de conjunto ofrece valiosas pistas sobre el futuro de un acuerdo que acaba de ser ratificado por la Asamblea General Extraordinaria de Farmaindustria, reunida en Barcelona, y que da validez al Pacto-PIB para todo 2019. El PIB de España creció el 2,5 por ciento en 2018. Analizando los datos del gasto en productos farmacéuticos y sanitarios del año 2018, la primera cifra que llama la atención es la del crecimiento anual en comparación a 2017, que se sitúa en el 4,5 por ciento en el total de administraciones. Este guarismo subiría hasta el 4,6 por ciento si se contabilizase sólo la gestión de las comunidades autónomas ya que las instituciones dependientes del Estado descendieron en un 1,6 por ciento.

Al dirigir la mirada al gasto farmacéutico hospitalario se puede observar que es la parte que representa la mayor inversión. En el conjunto del Estado fue del 7,3 por ciento mientras que si sólo se observa la gestión autonómica la tasa de variación interanual se sitúa en el 7,7 por ciento. De hecho, hay tres comunidades que superan un crecimiento de doble dígito: Baleares (13,5 por ciento); Canarias (12,1) y Galicia (11,5). Además, y rozando la barrera psicológica del 10 por ciento, Andalucía y Cantabria tuvieron un crecimiento de su inversión del 9,8 por ciento.

Una de las novedades que presenta la serie de gasto hospitalario es la ausencia, por primera vez desde el año 2015, del desglose del gasto en medicamentos para la hepatitis C. Hasta noviembre de 2018, mes en el que sí se publicó esta salvedad, se invirtieron casi 160 millones de euros en los antivirales para esta patología, cifra sensiblemente inferior a la registrada en 2017 por las mismas fechas y que rondaba los 200 millones. Haciendo una extrapolación se podría indicar que el gasto anual en estos medicamentos se habrá situado sobre los 175 millones de euros como cota máxima, por lo que si se siguiera desglosando como hasta ahora, el crecimiento de la inversión sin contar estos medicamentos estaría situado en el 7 por ciento.