C. R. Madrid | viernes, 14 de diciembre de 2018 h |

El nivel de cooperación y coordinación entre los participantes en la cadena de suministro es bajo, y todas las partes implicadas son conscientes de ello. Se trata de otra de las conclusiones del estudio promovido por Aecoc, que subraya que “son muchas las mejoras que pueden generarse” en este esfuerzo colaborativo.

Hoy, por ejemplo, no existe transmisión de información clave a lo largo de la cadena. Y así se llega, por ejemplo, a que, según José Luis Nueno, profesor de IESE, los hospitales y centros de salud tengan la visión de sus proveedores “como un rival que persigue aprovecharse de los datos e información en beneficio propio, no como un socio o colaborador”.

El déficit de cooperación lastra también el avance hacia otras prioridades señaladas de manera unánime. Todos los agentes de la cadena (fabricantes, laboratorios, intermediarios, médicos y grupos de compra) coinciden al mostrar inquietud con el marco jurídico actual. Entre los últimos procesos, la nueva ley de contratos del sector público presenta unos procesos de licitación extremadamente complejos, cuyos plazos de tramitación implican tiempos muy extensos. El sector, según el estudio, deberá trabajar de forma conjunta en la demanda para optimizar los tiempos.