La coordinación es la protagonista de las últimas reuniones europeas. Tanto las autoridades sanitarias como los líderes políticos están centrando sus esfuerzos en reforzar la cooperación de los Estados miembros de la UE para hacer frente a la crisis del coronavirus. Así, las eurodiputadas de Ciudadanos Soraya Rodríguez y Susana Solís, han pedido a la Comisión Europea que implemente un protocolo común de respuesta sanitaria para el Covid-19.

Se trata de una propuesta de resolución conjunta del grupo Renew Europe para reforzar las competencias del Centro Europeo de Coordinación de Respuesta a Emergencias (CECRE). De este modo, se podrían remitir recomendaciones sanitarias que se aplicaran de forma sistemática en los Estados Miembros.

Las eurodiputadas de Renew Europe han criticado que la Unión Europea no ha sabido dar una respuesta única a la emergencia del coronavirus, por lo que los Estados Miembros “no disponían de una información centralizada de casos, seguimiento y respuesta de pacientes infectados que poder consultar y han acabado aplicando protocolos diferentes”.

“El Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades debe hacer un seguimiento continuo y exhaustivo de los métodos de detección y aislamiento lo más actualizados posible que las autoridades sanitarias puedan consultar”, ha reivindicado Rodríguez.

De acuerdo a la resolución, ha habido una falta de comunicación relevante de las autoridades europeas sobre las medidas adoptadas y las campañas de sensibilización dirigidas a los ciudadanos europeos, subrayando la responsabilidad de la Comisión, ya que, por definición, un virus no se detiene en las fronteras nacionales.

Una red de hospitales

Además, la propuesta de respuesta sanitaria común incluye crear una red de hospitales de referencia en emergencias sanitarias a nivel europeo que se dediquen de forma diferenciada al estudio y tratamiento de enfermedades infecciosas aerotransportadas y transmitidas por vectores. De esta manera, se crearía un protocolo único para distribuir a los pacientes de acuerdo a criterios de proximidad geográfica y logística en caso de emergencia. “Las autoridades chinas han utilizado el análisis de datos a gran escala para identificar contactos de personas afectadas y han logrado mejorar los protocolos de detección y aislamiento”, ha reivindicado Solís.

Las europarlamentarias han destacado que esta red “deberá ser una red público-privada que aproveche al máximo el potencial de los centros sanitarios y profesionales de la sanidad europeos”. Tal como han ejemplificado con la Iniciativa de Medicamentos Innovadores (IMI), que recibirá 45 millones de euros del programa Horizonte 2020 para desarrollar tratamientos y diagnósticos que se complementarán con los 90 millones proporcionados por la industria farmacéutica.

Por último, consideran que, “para evitar el miedo ciudadano que ha dejado sin material básico como mascarillas al personal sanitario que lo necesitaba, el ejecutivo comunitario debería promover que los Estados Miembros pongan en marcha teléfonos permanentes de atención al ciudadano que limiten la propagación del miedo, de falsos remedios y que puedan poner en peligro la labor del personal sanitario”.