María Chivite ha sido reelegida como presidenta de la Comunidad Foral de Navarra tras el complejo acuerdo de coalición suscrito por Geroa Bai y Contigo-Zurekin, y a la abstención de EH Bildu.

Chivite repetirá el liderazgo de la región navarra por mayoría simple en segunda votación tras su debate de investidura, en el que ha defendido la sanidad como prioridad del próximo Ejecutivo. “La crisis del Covid-19 ha mostrado las debilidades de nuestro sistema sanitario y la necesidad de modernizarlo y adaptarlo al siglo XXI”, ha señalado la socialista, quién ha hecho hincapié en la construcción de una mejor atención primaria.

En se defensa por la sanidad pública, Chivite, ha defendido el acuerdo programático entre PSN, Geroa Bai y Contigo-Zurekin, en el que se apuesta por aprobar una ley foral de salud basada en “la garantía de un sistema universal, equitativo, solidario e igualitario”. Una norma que, según ha reconocido, “quedó pendiente durante la anterior legislatura”.

La socialista ha enfatizado en su discurso de investidura “la relevancia de unos servicios públicos que aseguren la igualdad de oportunidades”. Siguiendo esta idea, uno de los “puntos clave será la atención primaria”, lo que requerirá implementar estrategias “con valentía” y apoyadas en la “transformación digital y las nuevas tecnologías”.

“La sanidad será un asunto central en esta legislatura, especialmente después de la dramática situación que supuso la pandemia; la cual puso de manifiesto con más dureza las carencias que ya se percibían en la sanidad pública y ha recordado la necesidad de actuar para reactivar y modernizar el sistema sanitario”, ha subrayado.

Medidas concretas

En su discurso, Chivite también ha resaltado que se incluirán medidas para aliviar a la sanidad, como el tratamiento de las listas de espera, un uso eficiente de los servicios de salud, la mejora de la atención integral y sociosanitaria, o una reforma y refuerzo de la atención primaria.

Asimismo, la presidenta navarra no olvidó otros retos como “la salud mental, especialmente en el ámbito infanto-juvenil o el fomento de la investigación y la medicina personalizada”.

En otro orden de cosas, Chivite ha afirmado que es necesario elaborar un plan de reindustrialización que prepare a Navarra para las necesidades actuales y futuras de la industria. Ha destacado que la industria es “un pilar del PIB, una fortaleza económica que está en un proceso de transformación y que exige inversiones y formación específica”.

Por eso, ha anunciado un plan que “mejore la competitividad, la sostenibilidad y el valor del tejido industrial”, y que, además, cree “empleo de calidad y ofrezca formación adecuada a los perfiles que demanda la industria”.

Consejería de Sanidad

Según el acuerdo de legislatura para formar un Gobierno de coalición, los socialistas se harán cargo de ocho de los trece departamentos, mientras que Geroa Bai gestionará cuatro y Contigo uno.

Tal y como adelantó El Global, Fernando Domínguez Cunchillos, que ya ocupó la consejería de Salud entre 2015 y 2019 bajo el gobierno de coalición entre Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezquerra, volverá a ser el responsable de la política sanitaria de la región.

Tras la consecución del acuerdo entre las formaciones políticas, Uxue Barkos Barkos, líder de Geora Bai, afirmó que el Departamento de Salud tendrá el desafío de “reflotar la sanidad pública”.

“Es una responsabilidad importante en este momento”, explicó Barkos sobre el liderazgo de la consejería de Salud, a lo que añadió que el nuevo gobierno navarro tiene, como compromiso den este ámbito, la aceptación de la responsabilidad presupuestaria para llevar a cabo “el reto que tiene la sanidad navarra”.


También te puede interesar…