Vacunas para la Covid-19: lo que harán y lo que no podrán evitar en los años venideros

231

Todas las esperanzas se han puesto en las vacunas contra la Covid-19. Sin duda, son la única herramienta para contener una epidemia que, sin vacunas, habria ocasionado 150 millones de muertes en el mundo. En la actualidad, unos 2,7 millones de personas han muerto por Covid-19 desde el inicio de la pandemia. Pero las vacunas, la mayoría de las que ya disponemos o tendremos en los próximos meses, no acabarán con la pandemia. Debemos de pensar en el futuro probable que tendremos.

“Aunque las vacunas son una esperanza y su disposición es siempre una buena noticia, no acabará con la presencia del coronavirus entre nosotros”

¿Qué ofrecen las vacunas?

Aunque las vacunas son una esperanza y su disposición es siempre una buena noticia, no acabará con la presencia del coronavirus entre nosotros. Darán confianza a la economía, salvarán muchas vidas y permitirán que los sistemas sanitarios no se colapsen, lo que no es poco.

Pero las vacunas no consiguen prevenir la Covid-19 leve-moderada ni elimina el virus en los asintomáticos. Tan sólo protegen de sufrir una Covid-19 grave que ocasione un ingreso hospitalario o, incluso, la muerte. Pero el reto de las vacunas es otro, como las cepas y varientas resistentes. La pérdida de eficacia de las vacunas antes nuevas cepas preocupa a la comunidad internacional.

En apenas un año, se han identicado nuevas cepas que son capaces de superar la proteccion natural por exposición previa (haber sufrido la Covid-19) o la inmunización inducida por vacunación.

“La pérdida de eficacia de las vacunas frente a nuevas cepas es una gran preocupación, asi como la mayor transmisibilidad”

La pérdida de eficacia de las vacunas frente a nuevas cepas es una gran preocupación, asi como la mayor transmisibilidad de algunas de ellas. Cepas detectadas en Gran Bretaña, Sudafrica, Brasil y Dinamarca, a día de hoy, son objeto de gran preocupación.

Alguna vacuna en investigación, como la RNAm 1273 de Moderna, acaban de publicar que es eficaz en distintas variantes, pero disminuye su capacidad de inducir respuesta inmune frente a la cepa sudafricana (B.1.351). En el estudio se ha detectado una menor presencia de anticuerpos neutralizantes en modelos in vitro frente a dicha cepa, lo que debe ser analizado con mayor profundidad, aseguran.

“Debemos empezar a pensar ahora cómo será nuestra sanidad en 6 meses, con un Covid-19 que seguirá entre nosotros”

Las vacunas: acabar con la presión asistencial

Las vacunas facilitarán una relativa normalización de la asistencia sanitaria. Pero seguiremos en un entorno de convivencia Covid-19 que ya es endémico. Si alguien con responsabilidad en sanidad no está viendo esto, tenemos un serio problema. Debemos empezar a pensar ahora cómo será nuestra sanidad en 6 meses, con un Covid-19 que seguirá entre nosotros, entre la sociedad y ocupará una parte de nuestros recursos asistenciales.