Una comisión de COVID-19 para responder a nuevos retos

6200

La Unión Europea (UE) está ofreciendo respuestas a las preocupaciones de sus ciudadanos. Una de ellas es cómo asegurarse de que los nuevos problemas de salud pública que vendrán tengan una respuesta rápida y precisa. Para que esto sea posible, lo primero que se debe hacer es analizar con mentalidad crítica cómo se ha actuado durante la pandemia.

La creación de una comisión en el Parlamento Europea es un comienzo que debe facilitar prepararnos mejor ante amenazas futuras.

Análisis objetivo de las actuaciones en pandemia

Qué se ha hecho bien, qué se ha hecho mal y que puede mejorar son las preguntas a responder.

Tenemos todos los ciudadanos en mente muchas decisiones y personas detrás de las más relevantes en pandemia. Y es fácil mencionar aspectos que hab¡n quedado claro durante la pandemia que aún continúa:

  1. Es preciso ser claro en los mensajes y no entrar en contradicciones
  2. Realizar predicciones y errar de forma permanente desautoriza al que ejerce de portavoz
  3. la ciencia debe siempre regir las decisiones y debe ser transparente
  4. Implicar a las CC.AA. y fomentar su participación en las decisiones facilita actuar más cerca del problema
  5. El músculo económico del Estado resulta crucial, como lo es pertenecer a la UE paraafrontarretos comunes

Eurodiputados del grupo socialista y del grupo popular, entre otros, formarán parte de la comisión especial sobre la COVID-19 para extraer conclusiones y recomendaciones que impulsará el Parlamento Europeo.

España con la revisión pendiente

No ha sido posible crear este tipo de comisión en España, ya que el sesgo político haría difícil centrarse en la crítica constructiva y dejar de lado las lógicas armas arrojadizas o loas, según se mire, a determinadas actuaciones.

Pero es inevitable el paralelismo en la manera de actuar del Parlamento Europeo y el Congreso de los Diputados en España.

En España se puso en marcha la Comisión para la Reconstrucción, pero el foco en cómo prevenir y actuar en una nueva emergencia ha quedado diluido. Además, la oposición se queja de que no se cumplen los acuerdos adoptados en su totalidad.

Europa se prepara para futuras respuestas

Europa reconoce que al inicio de la pandemia reaccionaron de forma lenta, pero tardaron poco tiempo en comprender que los 27 Estados tienen una fortaleza en la Unión. Quizás ese matiz, la fortaleza de la Unión, determina mejores respuestas y mayor foco de la UE que en España, donde la unidad brilla por su ausencia. Pero llamar a la unidad, sin facilitarla, es un camino abierto a la demagogia.

Cuando la unidad de criterio ha funcionado en España, el resultado ha sido espectacular: el plan de vacunación en un ejemplo. No es lo único, pero si lo que más ha destacado y nos ha facilitado afrontar la pandemia bien respecto a otros países en las fases avanzadas.

Resulta inviable pensar en una comisión en España que facilite este proceso de análisis. No obstante, hay oportunidades que se presentan, como la creación del Centro Estatal de Salud Pública, especialmente si es una Agencia y se le dota de autonomía y recursos.

La persona que esté al frente de un organismo así no puede ser nadie que tenga más errores que aciertos en su haber. Sería una muestra de que no hemos aprendido nada.