Una campaña al CGCOF constructiva, que beneficia a la profesión

710

El próximo 5 de mayo, los presidentes y presidentas de los Colegios Oficiales de Farmacia van a votar al equipo que liderará a la profesión en España en el organo que la representa, el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos (CGCOF).

Los presidentes de los COF reunidos en un pleno en 2020.

Se trata del voto de aquellos que representan a la profesión farmacéutica en sus provincias. Y se trata de candidaturas muy conocidas por los presidentes electores. No es tan relevante quiénes, porque todos poseen experiencia en sus colegios o desempeños previos, sino lo que han planteado en sus programas para la profesión farmacéutica.

Se trata de 50 votos y son unas elecciones especiales porque, sencillamente, se llevan a cabo. En el pasado, estas elecciones no se celebraban puesto que no había nada más que una candidatura. El equipo que lidera el CGCOF, como cualquier institución, están sometidos al seguimiento y posibles críticas u objeciones en sus actuaciones.

En algún caso, ha habido enfrentamientos y desacuerdos con la gestión del CGCOF o sus posturas. Pero son enfrentamientos estériles puesto que el Pleno no es el Congreso de los diputados: lo que pasa en el Pleno se queda ahí. Por eso, resultaba más difícil concretar acuerdos desde la discrepancia sobre alguna materia o actividad. Ese tipo de oposición o desacuerdos frustra a unos y a otros y, lo que es más importante, no aporta nada a la profesión farmacéutica.

“Como contraste [A LAS ELECCIONES DE LA C. DE MADRID DEL 4M], las elecciones al CGCOF están brillando por su tono público constructivo.

Elecciones limpias y constructivas

Pero ahora se trata de una elecciones que contrastan con las que estamos viviendo en Madrid. Las elecciones a la Comunidad de Madrid del 4M son broncas, hiperbólicas, engañosas y casposas. Viejos miedos, engaños de unos y otros, oportunismo y el lamentable uso de la pandemia como arma arrojadiza. Como contraste, las elecciones al CGCOF están brillando por su tono público constructivo.

Aunque no se trata de ganar la batalla a la opinión pública farmacéutica, EG ha querido dar a conocer los programas entrevistando a los candidatos a presidir el Consejo. Esto favorece la imagen de la profesión y es un mérito de ambas candidaturas.

Puesto que el CGCOF representa a los Colegios Oficiales, son sus presidentes y presidentas los que votan. Aunque la actividad y visibilidad del CGCOF sí afecta a toda la profesión.

Jesús Aguilar tratará de revalidar por tercera vez su mandato. Sergio Marco se ha lanzado a intentar lo que nunca nadie antes ha conseguido:  ganar la presidencia frente a un presidente en funciones. En unas elecciones con 50 votos se convence con encuentros y compromisos personales. Y eso es lo que están haciendo las dos candidaturas.

EG se dirige a toda la profesión y hemos querido trasladar las propuestas de ambos candidatos que ya conocen bien en cada COF. Pero una cosa es segura: los compromisos adquiridos en los programas suponen una oportunidad para toda la profesión.

“Sea cual sea el resultado, la necesidad de votar dos candidaturas, con programas que proponen estrategias relevantes para la profesión, fortalece a la institución”

En todo caso, estamos frente a dos candidaturas que plantean propuestas de renovación, transparencia, visibilidad e influencia de la profesión, entre otras. El voto de cada representante de COF es sólo suyo, y no van a tener que dar explicaciones a nadie. En todo caso, lo explicarán en sus asambleas o en sus juntas.

Sea cual sea el resultado, la necesidad de votar dos candidaturas, con programas que proponen estrategias relevantes para la profesión, fortalece a la institución. Desde EG felicitaremos al ganador y le desearemos todo tipo de éxitos en lo que debe ser una nueva etapa para la profesión, que nace de una elecciones desde la moderación y los programas, en un nuevo e inusual escenario futuro de la sociedad y la sanidad, donde la farmacia será crucial.