Decía Goethe que no era necesario preguntar si se está plenamente de acuerdo en algo, simplemente es necesario saber si todas las partes marchan por el mismo camino. Y es que conseguir alcanzar consensos es realmente complicado cuando se trata de asuntos legislativos. Pero hay momentos y proyectos que consiguen aunar todas las voces en una; este es el caso de la Ley de Farmacia de la Comunidad de Madrid. Una normativa que ha conseguido salir adelante gracias al trabajo realizado por la dirección general de Inspección y Ordenación Sanitaria de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid, liderada por Elena Mantilla.

Esta legislación da respuesta a necesidades demandadas por la farmacia, como es la atención farmacéutica domiciliaria, el SPD o la posibilidad de ampliar las secciones, entre otros. Un texto que está muy enriquecido, pues la dirección general ha conseguido tramitar y dar respuesta a las más de 1.000 alegaciones presentadas.

En la entrevista que publicamos este número de EG, Mantilla reconoce el gran trabajo realizado por su equipo y destaca la capacidad de inspiración que esta ley.

“La Ley de Farmacia de Madrid podría ser un referente para otras comunidades autónomas”, asegura la directora general de Inspección y Ordenación Sanitaria de Madrid.

El trabajo realizado por la Consejería de Sanidad de Madrid podría ser una inspiración para el resto de comunidades

Precisamente en este mismo periódico podrá leer las palabras del Consejero de Salud y Familia de la Junta de Andalucía, Jesús Aguirre, que asegura que uno de sus principales objetivos, y en los que está trabajando, es el de desarrollar una ley de farmacia regional que cuente con el consenso de todas las partes. Andalucía podrá seguir los pasos de Madrid, recogiendo las necesidades y el sentir de una profesión que ha demostrado su papel clave en el sistema sanitario en los últimos tiempos.

Sin duda, Aguirre tiene claro que los farmacéuticos estarán presentes y serán claves en la articulación de esta futura normativa, que, adelanta, abordará aspectos clave como la atención farmacéutica domiciliaria. Esta claro que la oficina de farmacia ha hecho sus deberes, demostrando su profesionalidad y entrega a los pacientes y a la sociedad en su conjunto. Ahora, solo queda que otras comunidades se sumen al trabajo realizado por Madrid o Galicia, que también ha publicado su normativa.


También te puede interesar: