Test rápidos de Covid-19: la pelota en el ministerio de sanidad

138

Si el ministerio facilita los cambios regulatorios para la realización del test rápido de Covid-19 en farmacias demostrará que aún hay esperanza para que los políticos aparquen sus disputas y trabajen juntos.

El giro que ha dado la pugna política entre el Gobierno de España (con el ministerio de sanidad al frente) y la Comunidad de Madrid ha sido de 180 grados. Había calado en la opinión pública la necesidad de “intervenir” en la Comunidad de Madrid. Se trataba de obligar a que la propia Comunidad de Madrid tuviera que aceptar la decisión colegiada del CISNS de confinarse, o declararse en rebeldía. Ambas posibilidades erosionaban al Gobierno que preside Isabel Díaz Ayuso. La presidenta optó por aceptarlo y recurrir la decisión.

El TSJM suspende el confinamiento de Madrid

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha rechazado el paquete de restricciones a la movilidad que Madrid puso en marcha por orden del ministerio de sanidad. Además, reprocha al Gobierno que no haya emprendido una reforma para facilitar decisiones en situaciones de pandemia.

El confinamiento general de Madrid capital y otras poblaciones de más de 100.000 habitantes de manera cautelar fue acordado por mayoría en el Consejo Interritorial del SNS.

Dicha decisión, en un contexto de disminución del número de hospitalizaciones, ha supuesto un balón de oxígeno para la presidenta Díaz Ayuso. En su rueda de prensa ha aprovechado para destacar que las estrategias están funcionando y pide que se permita realizar el test rápido en farmacias.

Y el Gobierno de España responde con contundencia

Durante la mañana del viernes, en una reunión extraordinaria del Consejo de ministros bajo la presidencia de Carmen Calvo, vicepresidenta primera, la pugna entre Gobierno y Comunidad vuelve al punto de partida. El ejecutivo ha declarado el estado de alarma y confirma restricciones en 9 municipios de Madrid.

De lo que sí estamos seguros es de que el Gobierno de España y el Gobierno de Madrid no se entienden en su celo por acordar las medidas para el control de la pandemia. Un celo excesivo que está provocando caos y confusión entre la población. Nadie sabe aún hasta dónde llegará el desencuentro, pero sí los efectos que está causando.

Hartazgo de sanitarios

La campaña “Mandáis pero no sabéis” ha tenido un gran impacto mediático, con un mensaje simple y claro. No están mandando los que saben.

The Economist ha arremetido contra la clase política española a la que acusa de incompetencia en la gestión de la pandemia.

Además de la sociedad en general, los profesionales médicos en particular, muestran signos de hartazgo hasta el punto de llevarles a lanzar manifiestos en contra de las decisiones políticas y de la ausencia de expertos en las mismas.

Algunas publicaciones prestigiosas internacionales como The Economist han puesto en duda la capacidad de la clase politica española de gestionar la pandemia. En un artículo reciente se refiere a la gestión en España como un “fallo nacional amplio”. Sin tapujos, la publicación político-financiera liberal afirma que la pandemia y la economia ha sido “empeorada por la venenosa política española”.

En este contexto, la reactivación de un mensaje sencillo “mandáis pero no sabéis”, lanzado hace semanas por las propias sociedades médicas, ha dado un protagonismo nuevo a los especialistas médicos.

Esta campaña es otro jarro de agua fría sobre la clase política en general a cuenta del “no saben”. Dicho sea de paso, no todos los gestores y políticos deben ser valorados por el mismo patrón, aunque la opinión pública no suele ser justa.

Nuevo consejero: un urgenciólogo

La idea de nombrar viceconsejero de sanidad de Madrid al presidente de los especialistas de urgencias y emergencias, Juan Armengol, parece una respuesta rápida (y urgente) que todo el sector alaba. Me viene a la memoria el pasado reciente del que fuera viceconsejero de sanidad con demostrada capacidad de gestión, Fernando Prados, al que la presidenta relevó del puesto sin justificación alguna.

El hueco que dejaba Prados en la viceconsejería de Sanidad obligó a nombrar a un viceconsejero con experiencia en gestión, también demostrada, como Antonio Zapatero. Y ahora, el talento se completa con Juan Armengol, que también conoce ampliamente la gestión del día a día en los hospitales. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Afortudamente para Madrid, tras su relevo de la viceconsejería, le encomendaron al propio Prados la organización de las camas externas a los hospitales durante la pandemia: los hoteles medicalizados y el Hospital de Ifema. Díaz Ayuso subsanó parcialmente de esta forma esa pérdida de talento, en un momento donde la gestión de la crisis requería de los mejores. Los que saben deben poder mandar, sin duda.

Propuestas sobre la mesa

Muchas propuestas se han puesto sobre la mesa, muchas ideas han sido debatidas. Pero España sufre un parón de acciones nuevas mientras se desangra en la segunda posición en Europa en las cifras del impacto de la Covid-19. España tiene un problema diagnosticado de contagios, que se resume en dos objetivos urgentes:

  1. Incrementar los diagnósticos de Covid-19, especialmente de asintomáticos
  2. Asegurar coberturas vacunales de la gripe del 75% de la población de riesgo

“Nada se ha hecho para que estos dos objetivos se alcancen con más éxito del obtenido en meses pasados

Nada se ha hecho para que estos dos objetivos se alcancen con más éxito del obtenido en meses pasados. Nada especial ni verdadermente nuevo. La esterilidad de ideas asusta y nos lleva a pensar en la resignación de que el entorno pandémico todo lo justifica.

Pero hay propuestas de la profesión farmacéutica: que la farmacia participe activamente en el diagnóstico de la Covid-19 y en la vacunación de la gripe común, verdadero temor de los especialistas a la vuelta de la esquina.

“Una respuesta a la altura del confinamiento que el Gobierno de España ha impuesto por imperiosa necesidad sería apoyar el test en farmacias”

Madrid lanza su propuesta

El mensaje de Madrid ha sido claro: las medidas están dando resultados. Y la respuesta del Gobierno de España también: no nos parece que sea asi. Sin embargo, la Comunidad de Madrid ha instado al Gobierno de España para que faciliten legislativamente que las farmacias puedan realizar test rápidos de Covid-19. Una respuesta a la altura del confinamiento que el Gobierno de España ha impuesto por imperiosa necesidad sería apoyar el test diagnóstico de Covid-19 en farmacias. Las excusas o la inacción que argumentaba “problemas legales” o “conflictos profesionales” ya no se sustenta.

La pelota está ahora en el tejado del ministerio de sanidad que tiene dos opciones claras: hacer caso omiso y correr el riesgo de que le echen en cara lo que pudo hacer y no hizo, o dar facilidades a Madrid.

Siempre he creído que las decisiones que afectan a la salud de las personas son las correctas.

Creo que el ministerio facilitará de alguna manera la realización de test rápidos de Covid-19 en farmacia que ha solicitado Madrid. Lo creo porque lo necesita el país. Se lo hemos preguntado desde EG en la comparecencia del jueves pasado. Contestó el director del CCAE, Fernando Simón…pero su respuesta no tiene relevancia.