Premios BiC 2020

Son numerosos los expertos epidemiólogos que apuntan a los nuevos test rápidos de antígenos como la posible clave para controlar al virus hasta que la vacuna llegue a los países. Quizás esta sea una de las claves que explique la tendencia a la baja de la incidencia del virus en la Comunidad de Madrid. Pero, para poder avanzar con este nuevo arma es necesario facilitar su acceso a la población. El diagnóstico es clave, y cuanto antes se realice, mejor. España dispone de más de 22.000 oficinas de farmacia preparadas para realizar test. ¿Podemos permitirnos no usarlas?

Numerosos expertos apuntan a los test de antígenos como la posible clave para controlar la incidencia de la COVID-19. Las farmacias están listas para actuar.

Las soluciones al incremento de contagios deben ser dinámicas y ponderar la salud, pero también la economía. Porque si algo nos está enseñando este virus es la necesidad de ser rápidos, de conseguir adaptar los avances que llegan para luchar contra él; y los test de antígenos son un ejemplo. Entonces, ¿a qué estamos esperando? El farmacéutico está listo y dispuesto a actuar; mientras, los representantes políticos discuten en los parlamentos o en las comisiones de sanidad el papel que estos sanitarios deben jugar en la lucha contra esta pandemia. Decía Winston Churchill que la mejor manera de retrasar, o distraer, la solución de un asunto era crear una comisión.

Los casos aumentan, las comunidades adoptan medidas cada vez más restrictivas y los ciudadanos esperan que se les facilite un mejor diagnóstico. Francia, Reino Unido, Canadá, Australia o Estados Unidos ya están usando a las farmacias para el diagnóstico de la COVID-19. Países con redes farmacéuticas inferiores a la de España. Ourense ha marcado el camino. En dos semanas de test serológicos las boticas lograron hacer más de 6.000 pruebas. ¿Se imaginan si este modelo se ampliase a toda España? La capacidad de diagnóstico sería extraordinaria y, con ella, aumentaría la capacidad de contener un virus que sigue golpeando nuestra salud y nuestra economía. Es tiempo de actuar, de tomar decisiones y, en definitiva, de apostar por la farmacia. ¿A qué esperamos?


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…