Debate en el Senado sobre el retraso en la aprobación de medicamentos

8866

La agilización de los tiempos de aprobación de nuevos medicamentos ha sido debatida en la comisión de sanidad del Senado. La fórmula del debate ha sido una moción del Grupo Popular que concretaba reducir el tiempo de espera entre la aprobación de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) y la aprobación de tiempo y reembolso en España.

El resultado de la votación de los senadores y senadoras ha sido de 12 contra 12, con 5 abstenciones. La moción ha sido rechazada finalmente.

“A nadie le gusta escuchar que algunas cosas no se están haciendo bien. Y el debate político parece que justifica lo difícil de justificar”

Populares y socialistas en bandos contrarios

A nadie le gusta escuchar que algunas cosas no se están haciendo bien. Y el debate político parece que justifica lo difícil de justificar.

Negar el retraso y la larga espera en las aprobaciones de nuevos medicamentos es una postura difícil de entender del grupo socialista. La evidencia, los datos, las sociedades científicas, el sector y todos los afectados saben que los más de 450 días de espera no se sostienen en España.

Tampoco se sostiene que España apruebe el 53% de los nuevos medicamentos en el periodo de 2107 a 2021. No se explica que en este asunto estén en bandos contrarios los principales grupos parlamentarios, cuando todos deberían estar en el mismo: las cosas deben mejorar.

“es preciso realizar una crítica constructiva y valiente por parte del poder legislativo en este caso”

Retrasos: ¿una verdad ignorada?

Pero lo primero para solucionar un problema es reconocerlo. Y es preciso realizar una crítica constructiva y valiente por parte del poder legislativo en este caso.

El empate en la votacion ha ocasionado detener la sesión un instante para consultar el reglamento y ver “cómo solventar el inconveniente” por parte del presidente de la comisión, el socialista Modesto Pose.

Argumentos del grupo socialista

Para contrarrestar la moción y votar en contra, la senadora socialista Susana Moll ha expuesto datos que ya se conocen y que nadie niega. “España invierte en innovación…”, “la financiación se sustenta en una evaluación objetiva y rigurosa…”. Tampoco faltó el comentario acertado de la senadora Moll en relación a que “España sea un foco de innovación”. Sí, pero los medicamentos no se aprueban en España en plazos razonables.

Nada de estos argumentos se ponen en duda, pero se debaten hechos que parecen ignorar: el sistema no funciona y los medicamentos llegan demasiado tarde. Y las comparaciones son muy claras: España sufre escasez de medicamentos innovadores.

Francisco Fernández, senador del Grupo Popular ha realizado una detallada defensa del problema, manejando datos, argumentos y ha conseguido apoyos. Desde VOX destacaban que “España posee el peor dato de acceso de los 5 principales países en Europa”, afirmaba el senador José Marín Gascón.

“La esperanza es que los responsables del ejecutivo, del ministerio de sanidad, sean conscientes que el problema es real”

Cambio de voto de las abstenciones

No creo que las abstenciones de los cinco senadores en esta moción signifiquen que no estén de acuerdo con que existen retrasos excesivos. Quizás les ha pesado más el voto alineado con otros partidos y no querer dejar en solitario al grupo Socialista.

De hecho, otra mocion en cáncer renal en la misma sesión ha recibido el apoyo de la misma comisión de sanidad porque 2 senadores de los 5 que se abstenían han votado a favor. Básicamente, esta otra moción insistia en la misma idea de facilitar la aprobación de combinaciones en cáncer renal, en este caso.

Precisamente, en el Congreso de los diputados hubo una situación parecida el pasado junio y se también se rechazó por 15 votos contra 17 (y 2 abstenciones) una moción similar defendida por Elvira Velasco, diputada del Grupo Popular. En ese caso, el problema del cáncer renal fue ignorado en ese momento.

Hemos tocado suelo en los retrasos

Es posible que el legislativo no pueda ponerse de acuerdo. La política de bloques impide mejorar y colaborar en determinadas materias, como estamos viendo con más frecuencia de la habitual.

La esperanza es que los responsables del ejecutivo, del ministerio de sanidad, tomen nota y sean conscientes que el problema de los retrasos es real y que no basta con anunciar que se está mejorando.

Porque la verdad es que hemos tocado suelo con los retrasos en las aprobaciones de medicamentos, y es hora de afrontar las consecuencias y de trabajar en su solución inmediata.