Resistencias bacterianas, financiación y cáncer. ¿Qué tienen en común?

9619

De la mano de los eurodiputados españoles se está marcando la agenda en temas tan relevantes como las resistencias antibióticas o el cáncer en Europa. Ambos asuntos tienen en común las necesidades de cuantiosas inversiones que nos aseguren que tenemos medicamentos para luchar contra las dos causas más relevantes de muerte en occidente según las predicciones.

La Unión Europea ha puesto en marcha distintos instrumentos para estimular la inversión en antibióticos eficaces, seguimiento de las resistencias y actuaciones más allá de la sanidad. One Health es el nombre de la estrategia para evitar el excesivo uso de antibióticos en veterinaria que afectan al ser humano, por ejemplo, o el enfoque del problema medioambiental.

Las resistencias bacterianas será abordadas por la de turno española. Es una de las pocas cosas que sabemos de las prioridades sanitarias de la presidencia española de turno de julio de 2023. Una presidencia que contará con una nueva ministra de sanidad en sustitución de la candidata (y actual ministra) a la alcaldía de Las Palmas Carolina Darias.

Desde el PPE, Dolors Montserrat, y del S&D, Nicolás González comparten la necesidad de incentivos para el desarrollo de antibióticos que superen las resistencias antibióticas. Porque una vez se desarrollan, es imprescindible que se restrinja su uso para evitar las propias resistencias. Su escaso consumo hace que el desarrollo de antibióticos sea una gran pérdida de dinero, y los incentivos son precisos. El estudio publicado en estos días en THE LANCET ha actualizado las muertes por resistencias bacteriana tras 9 años sin datos: casi 9 millones de personas en el mundo. Esto confirma las peores previsiones para los años futuros.

Medidas e incentivos

A las inversiones público-privadas desde la UE se le sumarán modelos como el pago de fee mensual, el llamado “Netflix“, que aplica Reino Unido o los países del norte de Europa, como Dinamarca. Puesto que el antibiótico desarrollado apenas se utilizará, se realiza un pago tipo “suscripción” a la compañía investigadora. Otra variante que estudia la Comisión Europea es extender la patente en Europa de otro producto de la compañía que desarrolle un antibiótico, como compensación adicional.

Los eurodiputados españoles han explicado a EG que la legislación farmacéutica europea tendrá una revisión en el primer semestre de 2023 y concretará estos aspectos. Para la eurodiputada popular Dolors Montserrat se trata de una oportunidad de regular tanto el desarrollo de antibióticos como su uso adecuado. Por su parte, el socialista Nicolás González el texto legislativo definirá también un sistema de incentivos para impulsar el desarrollo de nuevos antibióticos.

Tumores agnósticos

Los medicamentos que utilizan dianas terapéuticas tienen en los tumores agnósticos un nuevo campo. Independientemente de la localización del tumor primario en el cuerpo, su alteración molecular es la diana terapéutica. Otro reto es cómo se financian ya que hay cuatro medicamentos aprobados por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) entre 2019 y 2021 que aún no cuentan con financiación en España.

La EMA entiende que son medicamentos diferentes y se investigan en pacientes que ya han agotado otros tratamientos. Sin una política clara en los distintos países de la UE, cada país aplica mecanismos distintos. Es preciso buscar fórmulas que permitan el acceso a estos medicamentos y se tenga presente la sostenibilidad, asegura Isabel Pineros de Farmaindustria.

La búsqueda de modelos de financiación de la innovación en patologías de tanta complejidad y necesidad como las infecciones bacterianas y el cáncer debe ser un foco de atención para lograr responder de manera eficaz a dos importantes causas de muerte en la UE.