¿Qué Agencia de Salud Pública necesita España?

2404

La creación de un centro o Agencia de Salud Pública y Calidad Asistencial estaba recogida en el dictamen final de la Comisión para la Reconstrucción de julio del año pasado. El documento incorpora 70 propuestas en materias diversas. Una modificación que  se realizó a última hora, con el apoyo de los tres grupos, Socialista, Popular y Ciudadanos, fue la creación de un Centro Estatal de Salud Pública y Calidad Asistencial.

La idea de una Agencia Nacional era dotarla de mejor Gobernanza y mayor cooperación entre las CC.AA. Se trataba de una petición irrenunciable del PP que trasladó en el grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública del Congreso. El modelo tendría una coordinación del Estado y la formarían todas las CC.AA.

Anuncio del Centro Estatal de Salud Pública (CESP)

La ministra de sanidad, Carolina Darias, ha anunciado la puesta en marcha de la consulta pública, pero el anuncio parece que sólo cuenta con la salud pública, y no hace mención a la calidad asistencial. El nuevo centro, que tampoco se aclara si sería una Agencia, estaría creado en el segundo semestre de 2022.

Dudas sobre competencias

Las primeras reacciones de la oposición del PP han sido que esto no es lo pactado en la comisión. Por su lado, desde C’s se ha preguntado por la estructura y competencias de este CESP.

Las dudas recaen, al parecer, en que se produzca una fusión del CCAES de Fernando Simón, con otras competencias de centros adscritos al ISCIII, o de otro ámbito. Sería una mezcla que no se ha aclarado todavía, y que no coincide con la idea inicial en el acuerdo alcanzado en 2020.

De momento, habrá que analizar el presupuesto asignado, incluyendo la dotación de personal.

Europa sí avanza sólo en Salud Pública

Desde Europa, Nicolás González (del grupo Socialistas y Demócratas) es partidario de un impulso del ECDC y de la propia EMA, proyectos en los que está inmerso el Parlamento Europeo.

En esto coinciden la mayoría de los grupos de la Eurocámara y el mayoritario, que es el Popular. Pero esa idea se queda en la salud pública y no avanza en calidad, competencia sin duda de los sistemas sanitarios de los Estados.

Calidad

Si no tenemos en cuenta aspectos de calidad, la Agencia propuesta no puede desplegar todo su potencial. Resulta crucial hablar con el sector y que haya acuerdo en la creación de esta nueva Agencia, y que se haga con medios y competencias amplias, que impliquen a las CC.AA.

Si queremos crear una Agencia que no se quede a medio camino de sus posibilidades, el camino no parece que sea unir estructuras existentes y agregarlas. Esto se parece a una Agencia Nacional, que era la idea inicial.

Además,  la calidad como competencia de este organismo de estas caractrísticas resulta imprescindible. Incluyendo un nuevo enfoque de la misma, con capacidad de emitir informes sobre cuestiones diversas que tanto se han reclamado. Podría sonar al NICE, e incluso superarlo. Podemos vislumbrar una estructura de una Agencia Nacional que sea un referente en Europa, con presupuesto adecuado y personal altamente cualificado. Y situar al frente a una persona con un liderazgo competente, un proceso que debería estar al margen de los intereses partidistas. O podemos hacer otra cosa.