Premios BiC 2020

Decía el escritor y dramaturgo irlandés George Bernard Shaw que la ciencia nunca resuelve un problema sin crear otros diez más. Y es que la futura llegada de la vacuna contra la COVID-19, además de representar la luz al final del oscuro túnel, también ofrece retos muy importantes que los países tienen que abordar con celeridad. El anuncio realizado por Pfizer que apunta a una eficacia de su vacuna candidata superior al 90%, ha supuesto todo un soplo de esperanza, más cuando Europa se encuentra sumida en esta segunda ola. Pero este anuncio también deja muchas preguntas a las que se tendrá que dar respuesta en las próximas semanas; ¿están los países preparados para suministrar la vacuna?, ¿cómo se van a realizar las vacunaciones?, ¿disponemos de la cadena logística adecuada para que estas vacunas lleguen sin complicaciones a los ciudadanos?

La vacuna de Pfizer debe mantenerse a -70ºC. La compañía ha desarrollado tecnología para que llegue a los países, pero su distribución requiere un plan de coordinación perfecto

Y es que precisamente la vacuna candidata BNT162b2 presenta unas dificultades logísticas añadidas para las que es necesario estar preparado. Esta vacuna necesita mantenerse a una temperatura de -70 ºC, aunque puede mantenerse entre 2ºC y 8ºC durante un periodo de hasta cinco días de cara a su administración. Por tanto, el gran reto se presenta en su almacenamiento. “El problema va a encontrarse en los almacenes centrales y en el transporte y ahí ha de haber una inversión”, aseguraba el subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Jarbas Barbosa.

Compañías logísticas como UPS, FedEx y DHL, por ejemplo, han invertido ya millones de dólares en la construcción de nuevas instalaciones en sus centros de distribución diseñadas para almacenar miles de dosis cuando se aprueben las vacunas a temperaturas de hasta -80ºC. Además, Pfizer, ha desarrollado una bolsa de transporte especial del tamaño de un maletín estándar, empaquetada con hielo seco y sensores GPS. Estas cajas podrían contener hasta 5.000 dosis con la temperatura correcta durante 10 días, siempre y cuando permanezcan cerradas.

Queda ahora que los gobiernos establezcan planes concretos y perfectamente sincronizados para que la estrategia de vacunación sea un éxito. Otro capítulo será el poder administrar tal cantidad de dosis en tan poco tiempo. ¿Deberíamos mirar a las farmacias?


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…