Polémicas que desvían el foco en las elecciones al COF de Madrid

6635
Madrid

Las elecciones al COF de Madrid han entrado en una fase de reclamaciones por actuaciones diversas de los candidatos, de la mesa electoral y por denuncias que implican a otras instituciones. Al final, lo que cuenta es lo que cada candidato y candidata ofrece y propone en su candidatura, y no el ruido de fondo que se está escuchando. Pero es preciso que la transparencia del proceso facilite aclarar las cuestiones sin desviar el foco.

Quejas desde el comienzo

La primera de las quejas en el proceso tenía que ver con el comienzo temprano de las actividades electorales por parte de una candidatura. La mesa electoral ha recibido otras reclamaciones y ha tenido que dar detalles y aclarar algunas cuestiones.

Siempre se considera a la mesa electoral como una entidad menor y lo es más por la escasa pericia en manejar algunos asuntos. Pero es lo que tienen los sorteos para escoger a sus miembros.

Pero también se producen problemas en los votos cuando las normas del proceso electoral no están suficientemente claras. Sabremos pronto el número de cartas del voto por correo que serán anuladas por haber llegado por correo ordinario. Es preciso que los sobres hubieran indicado con más claridad que es imprescindible certificar la carta personalmente. Pero eso ya no solucionará los votos anulados de alguna de las 1.500 cartas que parece deberían llegar con el voto correspondiente al Colegio.

“van a ser unas elecciones que se ganarán por un puñado de votos, y eso no deja de ser un factor que ya afecta a las estrategias de las cuatro candidaturas”

Supuestas “interferencias”

Algo más serio, y que debe ser demostrado de manera fehaciente, es la implicación de terceras personas o de instituciones en ofrecer servicios del voto por correo. En este punto, las quejas del candidato Manuel Martínez del Peral en relación a la posible injerencia de Cofares deberían ser demostradas. Porque una cosa es que alguien se ofrezca a facilitar el voto por correo (como hacen todas las candidaturas) y otra que una institución lo organice de manera sistemática y planificada.

Yo no creo que ninguna institución farmacéutica haya dado ese paso en estos comicios electorales de Madrid. Y no lo creo porque no he visto pruebas y es fácil confundir una llamada aislada con una estrategia organizada. Porque me temo que muchos colegiados de cada equipo estarán implicados en organizar o facilitar el voto por correo. Y estoy seguro de que pertenecen a Cofares, al Real Madrid y al Rayo Vallecano. Pero eso no significa que Cofares o el Real Madrid estén interfiriendo en el proceso. No, si no se demuestra, y la denuncia sin pruebas es también arriesgada y tiene sus efectos.

Denuncia arriesgada

Creo que una denuncia como esta es arriesgada para todos, para otros candidatos, para el que la lanza y para las distintas instituciones acusadas. Al margen de que puede ser injusta, desvía el foco de atención: cada colegiado votará lo que quiera y debe hacerlo para legitimar al equipo que represente a la profesión en Madrid durante 4 u 8 años. Sería estupendo que los colegiados y colegiadas vayan el 3 de abril a votar de manera presencial. Que lo hagan de manera libre y con la información que tienen de cada uno de los 4 candidatos.

Las acusaciones de interferencias tienen un efecto inmediato y es que dejamos de hablar de los programas y desviamos el foco hacia otras instituciones que no están en liza. Porque lo que ocurra en Madrid puede ser relevante para muchas instituciones y entidades farmacéuticas, pero eso no implica que haya injerencias de alguna de estas.

Yo sugiero a las personas que han votado por correo, y no están seguras de que su voto pueda ser válido, que acudan a votar. Y a los que no han votado por correo, que vayan el 3 de abril a la calle de Santa Engracia para votar. Y que voten lo que crean oportuno.

Porque de eso deben tratar unas elecciones: de votar de manera libre quién representará a los colegiados en un momento crucial para la profesión. Sin duda, van a ser unas elecciones que se ganarán por un puñado de votos, y eso no deja de ser un factor que ya afecta a las estrategias de las cuatro candidaturas.