Mujeres de la Sanidad por Afganistán

2369

En España, y en el mundo occidental, la sociedad trata de eliminar la brecha de género e impulsar una mayor presencia de la mujer en puestos de responsabilidad al máximo nivel. El contraste lo proporciona Afganistán, que no pasa desapercibido a las personas que forman parte de la iniciativa Mujeres de la Sanidad.

Perspectiva occidental

La perspectiva occidental es facilitar la presencia de las mujeres en puestos de responsabilidad en condiciones de igualdad. The Lancet ya advertía en 2019 que la presencia de la mujer, en ciencia y medicina, está infrarrepresentada en los puestos de responsabilidad. Las propias publicaciones científicas, la universidad y los hospitales son testigos de esta brecha de género.

En una editorial, la prestigiosa publicación afirmaba que la igualdad en sanidad “no es sólo una cuestión de derechos y justicia, sino se trata de ofrecer la mejor investigación y la mejor atención y cuidado de los pacientes”.

“Mujeres de la Sanidad ha decidido poner su granito de arena y prender la mecha de la conciencia de una sociedad como la nuestra que aspira a todo, recordando la situación de mujeres que no pueden aspirar a nada

Mujeres de la Sanidad

El objetivo de la iniciativa Mujeres de la Sanidad es que las mujeres, que son mayoría en la asistencia en nuestro país, alcancen los puestos de jefaturas de servicio, responsabilidades en equipos de investigación y gerencias sanitarias en una proporción mayor que la actual.

Para eso se han analizado las causas de esta escasa representación con una mayoría de mujeres médicas, directivas e investigadoras. Se ha escuchado a mujeres que lideran organizaciones, entidades y compañías que están facilitando la presencia de la mujer directiva, incrementando las oportunidades para disminuir la brecha de género y el techo de cristal.

En España, se concretarán debates de donde saldrán propuestas en sede parlamentaria que podrían transformarse en iniciativas legislativas. Esto puede situar a nuestro país en la vanguardia de la igualdad de la mujer, ya que facilitará corregir la brecha de género y que las médicas en España no sean una minoría en puestos sanitarios y científicos diversos. En España nos preocupa que el talento femenino no se pierda.

Reino Unido trata de que haya más catedráticas de ciencias y jefes de servicio en su sistema sanitario. En Reino Unido la desigualdad les preocupa porque las mujeres son algo más de la mitad de los médicos. Ocupan algo menos de la mitad de los puestos de catedráticos y jefaturas sanitarias. Esa pequeña diferencia quieren corregirla, y les parece una urgencia acometer la tarea.

Afganistán: contraste que ciega

Pero el contraste con Afganistán es demasiado cegador cuando se mira al país bajo el actual Gobierno talibán. Las mujeres no tienen ni el derecho a la educación. No tienen ni siquiera mujeres médicas que las atiendan en los centros sanitarios. El futuro que les espera es, sencillamente, aterrador desde el punto de vista de la libertad y los derechos de la mujer.

La ONU y la OMS ya han instado a los países occidentales a no olvidarse de la situación de las libertades en general y de la mujer en particular. En España las voces que piden acciones y apoyo a la mujer afgana ya se empiezan a oir.

The Economist se hace eco de la necesidad de abordarla situación de la mujer en Afganistán.

Una agenda de mínimos en Afganistán

Mujeres de la Sanidad quiere prender una mecha en las conciencias de nuestros líderes en España y en la Unión Europea. Porque de la misma forma que las vacunas deben llegar a todos los países, hay que ser capaces de buscar vías para Afganistán. Un mínimo de dignidad y de oportunidades pueda anidar en Afganistán si Occidente lo sitúa en su agenda.

No, no será fácil y habrá que poner recursos e interés. La Unión Europea, que cuenta con mujeres líderes, como su presidenta Ursula Von der Leyen, puede priorizar, negociar y exigir junto a sus aliados los derechos básicos de la mujer. las conversaciones de paz deben inlcuir los derechos de la mujer.

Mujeres de la Sanidad ha decidido poner su granito de arena y prender la mecha de la conciencia de una sociedad como la nuestra que aspira a todo, recordando la situación de mujeres que no pueden aspirar a nada.

The Economist publica estos dias un articulo que denuncia que “los países fallidos son los que fallan con la mujer”. La publicación económica se refiere a la situación de la mujer en Afganistán y urge a actuar. No podemos olvidar Afganistán.