“Nos han dejado sin palabras”. La Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid tiene bien claro que el apoyo de las farmacias en la lucha contra la pandemia ha sido y es esencial. Muestra de ello son esas palabras dedicadas por Elena Mantilla, directora general de Inspección y Ordenación Sanitaria, en una entrevista concedida a EG.

En ella, Mantilla destaca la colaboración mostrada por los farmacéuticos madrileños desde el minuto uno. Un ejemplo fue el reparto de mascarillas gratuitas y, ahora, la realización de test de antígenos. La pena, en su opinión, es el retraso en la adopción de estas medidas. Pasaron cinco meses desde que la Consejería de Sanidad de Madrid solicitase la realización de estas pruebas en las boticas hasta que finalmente el Ministerio de Sanidad diese su visto bueno.

¿Y cuál podría ser el próximo paso? La directora general de Inspección y Ordenación Sanitaria de Madrid tiene claro que este debería ser el poder vender test diagnósticos en las farmacias. Desde su punto de vista, cuando se habla de controlar la pandemia los diagnósticos nunca son suficientes. Más cuando estas pruebas se venden por internet sin regulación alguna. Incorporarlos a las farmacias en su día a día aportaría, por tanto, una mayor seguridad y ayudaría a regular un mercado opaco.

Lo cierto es que la realización de test en las farmacias ha generado polémica desde el primer momento. Al recelo del Gobierno central se unió el rechazo de los organismos colegiales enfermeros. Un rechazo que no entienden desde la Consejería de Madrid, sobre todo en una situación de pandemia, donde se espera que todos los profesionales remen en la misma dirección. El recelo del Gobierno fue rápidamente desmontado por la Comisión Europea, que aclaró que las farmacias son establecimientos adecuados para realizar estas pruebas. El rechazo enfermero, por contra, sigue avanzando. Una postura que no es nueva para la comunidad farmacéutica, que lleva años recibiendo ataques de este colectivo.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…