Los farmacéuticos de AP: su papel en la sanidad

7444

La farmacia de Atención Primaria es heterogenea en las CC.AA.

Los más de 700 farmacéuticos, (empleados públicos autonómicos) de Atención Primaria (AP) que trabajan para las administraciones sanitarias han celebrado su congreso anual. Sus peticiones de una nueva especialidad deberán sumarse a otras especialidades de farmacia, como la oncológica, que también espera su especialidad. Si bien es cierto que entre una y otra hay diferencias muy relevantes de conocimiento científico, a favor de la propia farmacia hospitalaria oncológica.

Origen de la farmacia de AP

La farmacia de AP es una función pública que trabaja en colaboración con los centros de salud en distintas responsabilidades. Su origen en los años 90 data de la revisión de los seguimientos farmacoterapéuticos en atención primaria. Con el tiempo han ido desarrollando más funciones.

Sin embargo, la farmacia de atención primaria requiere del desarrollo de conocimientos de gestión y de aspectos terapéuticos y clínicos que difieren del desempeño de la farmacia comunitaria, sin duda.

Formación específica

Además del FIR que proporciona la especialidad de farmacia hospitalaria, las CC.AA. que cuentan con farmacéuticos de AP deberían facilitar programas de formación que completen competencias y traten de homogeneizar la actividad de estos funcionarios públicos en el territorio nacional.

La heterogenicidad de la farmacia de AP no sólo lleva a observar diferencias entre CC.AA en su desempeño y competencias, sino también de proporción de farmacéuticos por habitante.

Sólo así se explica que no haya una definición de funciones común y que exista cierta flexibilidad para sus cometidos en las distintas CC.AA.

Nada que no se pueda resolver, pero tiene la dificultad añadida de ser un asunto de ámbito autonómico en el que resulta complejo poner de acuerdo a las 17 CC.AA.