Las farmacias tendrán un papel clave en caso de desconfinamiento progresivo

5567
Para tener éxito en las estrategias se necesita todo el talento disponible.
Premios BiC

Un informe del investigador e infectólogo Oriol Mitjá plantea una alternativa al confinamiento obligado basado en análisis serológicos intensivos en zonas calientes. Las farmacias serían puntos clave para las pruebas diagnósticas.

De nada sirven los sesudos comités de expertos que llegan tarde con sus recomendaciones, incluyendo no alertar a tiempo de cuándo debemos limitar las exposiciones colectivas. Pero es importante escuchar a los expertos que proponen soluciones. Un informe hecho público por el investigador e infectólogo Oriol Mitjá, del Hospital Can Ruti de Barcelona, propone un desconfinamiento escalonado. En el documento conciso de 8 páginas analiza los recursos necesarios en cada fase.

Con la propuesta de desconfinamiento escalonado, se podría recuperar la actividad industrial (incluida la construcción) antes del confinamiento absoluto actual. Al tiempo, las empresas que puedan realizar teletrabajo deberían continuar. La apertura de comercios sería gradual, limitando las aglomeraciones a la fase más tardía y segura. La primera fase de desconfinamiento parcial podría ser una alternativa real el 13 de Abril. Pero para que sea posible, sería clave contar con las farmacias.

El desconfinamiento gradual es posible aplicarlo con los medios necesarios. ¿Seremos capaces de obtenerlos?

La farmacia en la apertura gradual

La farmacia tendría que tener mascarillas para abastecer a una población que debería estar obligada a llevarlas. Además, la farmacia podría ser uno de los puntos clave para realizar test serológicos rápidos, como propone el informe de Mitjá. En otros puntos de las ciudades de zonas calientes (Madrid, Barcelona o La Rioja) se realizarían controles adicionales por las autoridades sanitarias.

La recogida de muestras rápidas en 15 minutos se podría complementar con pruebas de PCR cuyo resultado se daría por SMS, recomienda el informe del infectólogo. El resultado determinaría el confinamiento de la persona. Si se es negativo de infección por coronavirus se expediría un certificado digital.

Recursos: test y mascarillas

El drama sanitario junto a la parálisis económica y social del país se incrementa por el confinamiento obligatorio. Pero en ocasiones no es necesario cortar el miembro con una herida, sino salvarlo. Hacer las cosas que están justificadas por expertos requiere hacerlas con recursos.

El informe especifica las fases y los recursos necesarios en cada una.

La falta de recursos es el principal problema que ha tenido España y otros países que tampoco han controlado aún la pandemia. Para que salgamos del confinamiento y de la parálisis de país, de forma ordenada y por fases, se necesitan mascarillas, test y un plan. Y la farmacia va a ser crucial, incluso más de lo que ya lo es ahora.

¿Y en verano?

El informe aclara que el test serológico masivo debería utilizarse en función de su disponibilidad, priorizando a las personas con más riesgo de exponerse al coronavirus al salir del confinamiento. En el caso de las personas mayores, si bien usan APPs en menos grado, deberían buscarse alternativas a un seguimiento o aplicación de la estrategia vía móvil.

Al ser personas de riesgo, debería tomarse todas las precauciones para protegerlos, incluido el desconfinamiento cuando fuera seguro.
Estudios in vitro y modelos de supervivencia del SARS-CoV-2 muestran que puede ser sensible al calor y a la radiación UV más presente en verano. Pero podría no ser así, y es necesario estar muy pendiente para activar las alarmas y protocolos oportunos en sucesivos meses.

La duda sigue siendo si seguiremos igual porque no tenemos más remedio o en 10 días España tendrá mascarillas, test, y un plan”

Movilidad entre ciudades: con prudencia

En cuanto al flujo de personas entre ciudades, el informe recomienda lo que se indica para la actividad industrial y de apertura de negocios. Para ello debería existir un protocolo de apertura a la movilidad empezando de nivel local a internacional. Habría que evitar el problema de nuevos casos importados, vigilando las fronteras.

La duda sigue siendo si haremos lo fácil para los decisores y más duro para la sociedad, seguir con el confinamiento, porque no tenemos más remedio. O quizás, en 10 días España tendrá mascarillas, test diagnósticos suficientes para comenzar y un plan.