La vacunación como parte de la reconstrucción del país

240
Premios BiC 2020

El programa de vacunas de Reino Unido ha calculado que va a necesitar administrar 600.000 dosis contra la Covid-19 cada día durante 6 meses. Ellos contemplan dos dosis por persona vacunada. En España, serían 420.000 dosis de vacunas a administrar cada día.

Si asumimos que los ingleses han calculado bien, España con el 70% de la población de Reino Unido, necesitará 420.000 dosis diarias de vacunas contra la Covid-19 que se administrarían en 6 meses. La cohorte de niños que se vacunan cada año y durante 12 meses en España es de 370.000. Comprender la magnitud de la operación que se avecina exige revisar el papel de las vacunas en la prevención de las infecciones presentes y futuras. La salud y la economía de España depende de que comprendamos esta magnitud y comencemos a trabajar en estos escenarios.

La CE trabajará con muchas compañías

Stella Kyriakides, comisaria de salud de la Comisión Europea, ha informado de los contratos anticipados de compra de vacunas contra la Covid-19 firmados con las distintas compañías. Existen contratos ya firmados con la CE con AstraZeneca, Pfizer, Sanofi con GSK, y Johnson and Johnson.

Además, están negociando con Curevac y Moderna. España, por su lado, ha firmado un contrato de ampliación a 30 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca

Otras compañías como Seqirus y Novavax están pendientes de gestionar su acuerdo de provisión de vacunas contra la Covid-19.

La vacuna de Pfizer y Moderna utiliza la tecnología de ARN mensajero y requiere de refrigeración (-75ºC y -20ºC, respectivamente). Ya se están construyendo en países como Holanda y Estados Unidos gigantescos frigoríficos de varias manzanas para contener dichas vacunas y mantener la cadena de frío.

Cultura de vacunación en España

La Covid-19 no es la única enfermedad infecciosa de la que protegerse, pero es la que está cambiando nuestra vida y la economía. Pero también la gripe, la tosferina, la meningitis o la neumonía por neumococo, entre otras, son parte de la realidad sanitaria de España y del mundo.

Si se trata de estar protegidos, ahora contra la Covid-19, se debe replantear el valor de las vacunas y el plan de vacunación en España. El declive progresivo de la inmunidad del individuo es un hecho que puede corregirse. La pérdida de masa muscular desde los 30 años de edad se contrarresta con ejercicio que la incrementa. Hacer ejercicio es saludable, como lo es vacunarse.

Vida saludable estando protegido

Por esa razón, la prevención de infecciones mediante la vacunación es parte esencial de una vida sana y equilibrada. Vacunarse es una de las distintas cosas que podemos hacer para mejorar la salud de cada uno con el paso de los años. Y esto debe ser trasladado y entendido por la sociedad, que en los próximos meses recibirá la recomendación de vacunarse en masa contra la Covid-19.

España, bien en la infancia, mejorable en la edad adulta

España tiene un calendario vacunal infantil envidiable por otros países de nuestro entorno. Acertamos con los antígenos y la cobertura vacunal pediátrico Pero en el adulto nos quedamos cortos. Un intento ha sido el calendario del adulto a lo largo de toda la vida. Los expertos lo llaman de “trámite” mientras se espera que se incorporen más antígenos, más protección. Sólo debemos ver lo que hacen nuestros vecinos de Italia o Portugal: tienen más protección del adulto en sus calendarios vacunales que el que tenemos en España.

 España: PIB y vacunas

Esperamos la llegada de una vacuna contra la Covid-19 que ha congelado los servicios en España. Y España es un país con una economía de servicios, como el turismo. La Covid-19 ha paralizado una parte relevante de nuestra economía, pero también desgasta el sistema sanitario. Al estrés de todo el personal sanitario se le unen las bajas por enfermedad o por prevención tras un test positivo. Además, la alteración del normal funcionamiento de la sanidad está siendo prolongada. Tras la presente ola de Covid-19 volveremos a necesitar reflotar al país, y necesitaremos reconstruir de nuevo la salud que ahora está seriamente tocada.

Por supuesto, el PIB se influye por la salud de las personas y los riesgos de contraer enfermedades. Esta pandemia nos ha recordado lo frágiles que somos ante infecciones para las que no estamos inmunizados. Por eso, España deberá reconstruir su sanidad y prepararse para potenciales brotes de otras infecciones inmunoprevenibles en el adulto. Sí, también deberemos estar protegidos contra otras infecciones que siguen acechando y esperando su momento.

La era post-Covid-19

Con una sanidad que se estará recuperando, la vacunación hace más sostenible la normal asistencia sanitaria. Todo lo que impida infecciones que lleguen a los hospitales contribuyen a facilitar la recuperación de la sanidad del país. Las estrategias de prevención emergen como la fuerza que puede proporcionar sostenibilidad al sistema sanitario y un uso eficiente de los recursos. Por eso, las estrategias de vacunación deben ser parte de la reconstrucción del país. El impacto de la vacunación en el PIB será evidente con la vacuna de la Covid-19. Su ausencia está teniendo un alto coste social, económico y sanitario. Pensar en el valor que aportarán las vacunas contra la Covid-19 requiere de un esfuerzo de las administraciones para asegurar que la sociedad entiende el valor de la protección. Las vacunas son vida, son salud y son sostenibles