La Unión Europea de la Salud vs una España por la salud

51
Premios BiC 2020

La UE pone el acelerador en sus promesas de una Europa más orientada a la salud de los ciudadanos. Y en esta tarea cuenta con el apoyo del Parlamento Europeo. La presidenta de la Comisión Europea (CE) Ursula von der Leyen lo detalló en su discurso del Estado de la Unión con la pandemia de Covid-19 de telón de fondo.

Von der Leyen ha anunciado que se está cambiando la manera de hacer frente a las amenazas transfronterizas

La salud de los ciudadanos, lo primero

Si “la salud es lo primero”, cualquier medida que se ponga en marcha debe ser consistente con esta idea expresada en sede europea parlamentaria. Von der Leyen ha anunciado que se está cambiando la manera de hacer frente a las amenazas transfronterizas. Se trata de ayudar a los Estados miembros a afrontar las crisis: prevenirlas y gestionarlas mejor.

 En España, gestión descentralizada

España ha optado por un modelo que deja la gestión en manos de las CC.AA. En principio resulta adecuado aplicar el principio de subsidiariedad y que el problema lo resuelva “quien está más cerca de él”. Esa  ha sido la razón para no avanzar más en una Europa de la salud, hasta ahora. En España, nos hemos dado cuenta de que la salud de los españoles está más conectada de lo que creímos.

Que un catalán no pueda adquirir sin más papeleo su medicación en Andalucía (usando la misma tarjeta sanitaria) no facilita una “España de la salud”. De la misma forma, los recursos sanitarios deberían ser compartidos, más allá de la generosidad habitual de algunas comunidades. Si nuestro sistema sanitario se diseñó sin tener en cuenta el riesgo de pandemias, urge un plan que diga cómo nos vamos a manejar a partir de ahora. De hecho, ya deberíamos haber trazado un Plan al respecto. Cualquier cambio puede tener en mente la Constitución y el modelo autonómico, sin duda.

La política que desune no sirve a los ciudadanos

Lo que motiva a la UE a poner en marcha estas medidas es que “deben dar respuesta a los ciudadanos”. Los debates en el Congreso de los diputados no parece que siempre tengan este objetivo, ni mucho menos. ¿Es lícito no votar a favor de una propuesta razonable de otro partido, por puro interés político?

“La Comisaria ha anunciado medidas para potenciar el ECDC y la EMA”

Una agencia de Salud Pública

Stella Kyriakides, comisaria de salud de la CE, ha anunciado medidas para reforzar el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). En España, se aprobó la creación de una Agencia Nacional de Salud Pública “al estilo ECDC”, y ni siquiera se han dado los primeros pasos. El dictamen de la comisión para la reconstrucción se aprobó con este objetivo, entre otros.

También se busca una agencia del medicamento más ágil en la UE. En España, habría que dotar de recursos a la Aemps. Agilizar ensayos clínicos, emitir informes, revisar productos sanitarios…todo lo que es importante y urgente en una pandemia. Tarea también pendiente.

La seguridad jurídica “first”

Las regulaciones diseñadas para tiempos pre-pandemia son peligrosas para la salud. Es necesario crear un marco jurídico que ampare actuaciones vistas con buenos ojos por pacientes, especialistas y consejerías. Además, Los planes deben contener recomendaciones claras y precisas, y evitar contradicciones (mascarillas si, mascarillas no). El ECDC y otras agencias europeas evitarán este tipo de errores que se han cometido en muchos Estados miembro, no sólo en España.

Para demostrar que están preparados, los países deberán realizar “pruebas de resistencia” y auditorías para comprobar cómo responde cada Estado ante una emergencia. Será la versión sanitaria de los “test de estrés” a la banca.

Datos, Inteligencia Artificial (IA) y vigilancia

La vigilancia debe ir a la par con el manejo de datos de todo el sistema y de todos los países, incluyendo el uso de IA para establecer correlaciones y hallazgos que la mente humana no alcanza.

Por último, las declaraciones de “situación de emergencia” permitirán que la UE pueda dar una respuesta común. No debemos esperar a ver quién es el presidente o primera ministra más lista de la clase. En España, hay que superar el actual modelo basado en un director del CCAES, Fernando Simón, que se ha equivocado más veces que aciertos ha tenido.

Si se trata de tener a los mejores en los puestos clave, seguro que en eso tenemos un buen grupo de personas reconocidas y capaces. Para una pandemia no puede estar al frente el mismo que se ocupa de 2 casos de paludismo en España.

Pero para todo esto el Congreso se debe comportar de manera más constructiva. Lo que sí sabemos es que  nuestro Parlamento no se comporta como el Europeo.