La respuesta de la UE a las resistencias antibióticas en un cruce de caminos: ahora más que nunca

10296

Nunca antes un problema tan relevante como la resistencia antimicrobianas (RAM) había estado tan cerca de lograr resultados sin precedentes en el seno de la UE. Porque es un resultado sin precedentes ofrecer un nuevo antibiótico eficaz frente a bacterias resistentes y multiresistentes.

“al margen de tomar medidas para limitar el consumo de antibióticos, es preciso estimular la innovación para disponer de nuevos antibióticos

La RA es uno de los tres retos  más preocupantes para la salud mundial según la Organización Mundial de la Salud (OMS) que los formuló en 2017. Y el problema es que, al margen de tomar medidas para limitar el consumo de antibióticos, es preciso estimular la innovación para disponer de nuevos antibióticos y de métodos diagnósticos más rápidos y eficaces.

Y es el estímulo de la innovación el reto que recuerdan los eurodiputados Dolors Montserrat (Grupo Popular) y Nicolás González (Socialistas & Demócratas) en el encuentro organizado por Fundamed con el apoyo de Shionogi.

Un problema transversal como la RA se enfoca bajo la estrategia “ONE HEALTH”. La salud es una sola, e implica desde el consumo de antibióticos en la ganadería, hasta la facilidad con la que se dispensan antibióticos en la farmacia. Y son todos los agentes los que contribuyen a este reto de la RAM. Entre estos agentes, veterinaria, alimentación, consumo, atención hospitalaria, atención primaria, farmacia de hospital o farmacia comunitaria. Todos los agentes tienen un rol en el Plan de Lucha contra las resistencia a los antibióticos (PRAN 2022-2024) que contempla 80 medidas en nuestro país.

La eurodiputada y portavoz del Grupo Popular, Dolors Montserrat.

Un enfoque europeo

La Unión Europea (UE), el Consejo o la Comisión Europea siempre han seguido a rajatabla el principio de subsidiariedad con la sanidad. Los problemas los debía afrontar cada Estado miembro, al estar más cerca de dicho problema. Pero la subsidiariedad ha saltado con la pandemia: nadie está más preparado que todos juntos para afrontar los retos sanitarios globales.

Los eurodiputados  cuentan con convicción que la UE de la salud ha llegado para quedarse. Lo hemos visto con la respuesta a la pandemia, la compra de vacunas para la COVID19, y la creación de mecanismos y organismos para una mejor vigilancia de riesgos. Y es sólo el comienzo.

El Plan Europeo contra el Cáncer es otro buen ejemplo, siendo una de las cinco misiones de la UE, por primera vez, un asunto de salud.

“Tenemos que focalizar los incentivos en la investigación, producción y el desarrollo de nuevos antibióticos”

Dolors Montserrat, eurodiputada del Grupo Popular

Estrategia farmacéutica

“Tenemos que focalizar los incentivos en la investigación, producción y el desarrollo de nuevos antibióticos” ha indicado la eurodiputada y portavoz Dolors Monterrat.

Quienes aportarán nuevos tratamientos contra las bacterias resistentes serán compañías innovadoras. Aunque pongamos en marcha con éxito medidas eficaces para tratar de disminuir las resistencias, necesitamos nuevos antibióticos. Por eso es preciso estimular la investigación en el seno de la UE. “Estamos en un momento clave y tenemos que darle una dimensión europea” ha afirmado el eurodiputado Nicolás González.

El eurodiputado del Grupo Socialista, Nicolás González.

“Estamos en un momento clave y tenemos que darle una dimensión europea”

Nicolás González, eurodiputado del Grupo Socialista

Presidencia española

En lo que coinciden también los eurodiputados Dolors Montserrat y Nicolás González es en que la presidencia española será crucial para el impulso de la estrategia farmacéutica y con ella de los estímulos para la innovación. Un aspecto que también pasa por los plazos excesivos en la aprobación de nuevos medicamentos.

Para el eurodiputado socialista se tarda mucho “desde que la EMA da el visto bueno hasta la adopción por los sistemas sanitarios“, asegura. Para la eurodiputada popular el problema es que una vez que se aprueba por la EMA, “no se puede tardar más de 6 meses en hacerlo disponible para los pacientes en Europa”.

El retraso en la aprobación de los medicamentos en España no es nuevo. Pero ahora hay sintonía en las instituciones europeas, en los grupos mayoritarios del Parlamento Europeo y desde muchos Estados miembro en abordar este problema. Tener la conciencia de mejorar los tiempos de aprobación de la innovación en España es un paso relevante que damos a las puertas de la presidencia de turno de España del Consejo de la UE. Pero el movimiento se demuestra andando.