La Ley de Farmacia de Madrid avanza en respuesta a su necesidad

3690
Enrique Ruiz Escudero
Enrique Ruiz Escudero.

A nadie se le escapa que antes de 2020 era urgente un nueva regulación que actualizara aspectos cruciales de la farmacia. El anteproyecto avanzaba bien y una inexplicable negativa del Grupo Ciudadanos, en forma de bloqueo que venía de fuera de la Comunidad de Madrid, hurtó un apoyo del que era socio de Gobierno con el Partido Popular.

Un compromiso firmado e incumplido, algo que el electorado siempre castiga, como hizo en Madrid en las elecciones de mayo de 2021.

“El bloqueo de la ley de farmacia en 2020 hubiera ayudado a lo que vino después de marzo de 2020: la reinvención de la botica”

Sin ley de Farmacia en 2020

El bloqueo de CIUDADANOS a la nueva ley de farmacia hubiera ayudado a lo que vino después de marzo de 2020: la adaptación y reinvención del papel  de la botica. La farmacia comunitaria estuvo, y continúa, en primera línea de batalla contra la pandemia de Covid-19.

Pero no sólo se trata de proporcionar cobertura legal a la práctica profesional en función de la capacidad, la necesidad y los acuerdos con la administración sanitaria. También existen otros aspectos de regulación muy demandados por el sector de la farmacia, como los relacionados con la ordenación farmacéutica.

Por tanto, lo que pudo ser una buena Ley en su momento, por una incompresible decisión de CIUDADANOS, se quedó en nada. Ahora, a punto de comenzar 2022, es una urgencia y necesidad que requiere de lo mejor de los miembros de la Asamblea de Madrid. De todos y de todas.

“hacer política en minúsculas con una ley que demanda el sector y la sociedad deberia ser evitado por todos los partidos de la asamblea”

Hacer política partidista en minúscula con una ley que demanda el sector, es algo que deberían obviar todos los partidos de la Asamblea. Pueden traer los grupos de la Asamblea lo peor de la disputa política: cuando los intereses partidistas se anteponen a las necesidades de la sociedad.

Apoyo de Vox

Desde VOX han apoyado la necesidad de la una ley de Farmacia. La motivación de esta formación es doble: allá donde CIUDADANOS falló, VOX quiere ser consistente con la necesidades de la botica.

No faltó el encuentro en febrero de 2020 con el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid de Rocío Monasterio, como presidenta de la formación, antes de las elecciones de mayo de 2021. Su apoyo constructivo al anteproyecto de Ley no deberia caer en algunos cantos de sirena para que jueguen a ser Ciudadanos en 2019, bloqueando lo inexplicable.

Ruiz Escudero y su compromiso

La consejería de sanidad de Madrid está haciendo lo que ha realizado bajo el mandato del consejero Enrique Ruiz Escudero: responder a las necesidades sanitarias que demanda el sector y la sociedad. Y reconfigurar el marco legal de la farmacia es una de ellas.

Ruiz Escudero no es el único consejero de sanidad en España que está demostrando con hechos que escucha, decide y cumple lo que asume como compromiso político.

Sin embargo, si es el único que, en estos momentos, está siendo pionero en una ley de Farmacia que influirá en la política sanitaria y en la ordenación farmacéutica del resto de España. Lo veremos con el tiempo.

Una ley apoyada por el sector

El borrador del Anteproyecto de Ley se publicará en breve para someterlo a audiencia pública. Porque la realidad es que la farmacia de Madrid lleva conversando de forma periódica con la consejeria y la dirección general de inspección y ordenación sanitaria, con Elena Mantilla al frente desde 2019.

Mantilla ha sabido incorporar una experiencia de la pandemia al anteproyecto: “No hubiéramos corroborado lo bien que funcionan algunas medidas”, ha afirmado a EG. El ser humano avanza cuando aprende de las experiencias, y la pandemia ha abierto los ojos del papel de la farmacia.

Nuevo Anteproyecto

En el anteproyecto nuevo se regula la singularidad de la emergencia, estableciendo un marco global en el que se prevé que los establecimientos farmacéuticos participarán y se integrarán en los dispositivos y medidas que se establezcan en los casos de emergencia, catástrofe o peligro para la salud pública.

Sólo así se explica el claro apoyo de la patronal FEFE, del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid, y de otras instituciones farmacéuticas que han mostrado, ahora sí, su apoyo al Anteproyecto.

Dudas con razones cuestionables

Por ello, sorprende que desde Adefarma se asuma una postura incomprensible, y algo forzada, en relación a algunos aspectos del Anteproyecto. Sólo asi se entiende que en la web de Adefarma lleguen a criticar la “via de urgencia” de esta regulación. ¿Están pensando en ir despacito ante una legislatura que termina en un año y medio?

Cristóbal López de la Manzanara, presidente de Adefarma, es una persona capaz. Estoy seguro que la patronal Adefarma cuyo ámbito es Madrid, debe entender que otras instituciones farmacéuticas también contribuyan a las alegaciones, y sus contribuciones son siempre positivas.

Todos sumamos y es preciso aparcar cuestiones de protagonismo y centrarse en el texto del Anteproyecto de forma objetiva. El presidente de Adefarma debe poner orden en su organización y evitar que el interés de la botica quede diluído por cuestiones que nada o poco tienen que ver con la farmacia.

Adefarma es necesaria, por eso López de la Manzanara tiene que resolver sus problemas internos y estructurales y evitar que la voz de la patronal de Madrid se aleje de las necesidades de la botica.