La I+D ofrecerá en 2021 hasta 10 tratamientos contra la Covid-19

1891

Nos hallamos en el meridiano de los planes de vacunación frente al SARS-CoV-2. La teoría del “escape” del coronavirus de un laboratorio de Wuhan no se desmiente. Y es así porque todavía no hemos hallado el reservorio animal del SARS-CoV-2. Cobra fuerza la hipótesis de que, sencillamente, el “reservorio” era algo parecido a una placa de Petri con células humanizadas en las que el coronavirus aprendió fácilmente a infectar a la especie humana.

Eso quiere decir que hemos potenciado a la naturaleza que, sin ayuda, se abre paso. Pero con ayuda, la naturaleza evoluciona hasta límites insospechados. El SARS-CoV-2 no quiere que le ocurra lo que a sus primos del MERS y el SARS. Estos coronavirus provocaron pandemias que provocaron una gran alarma mundial, pero se erradicaron en menos de un año.

Un año para erradicar el SARS de 2002

En noviembre de 2002 el SARS-CoV (otro coronavirus distinto del CoV-2) se convirtió en la primera pandemia del siglo XXI. Originada de nuevo en China (Guangdong) afectó a 29 países y no llegó a 1.000 defunciones, de unos 10.000 casos notificados. Resultó ser altamente mortal. La organización Mundial de la Salud (OMS) anunció en julio de 2003 que se hallaba bajo control en todo el mundo, en menos de un año.

“Lo que se sabe menos es que el SARS volvió a aparecer en diciembre de 2003 al contagiar, de manera accidental, a personal que lo manipulaba en un laboratorio de Taiwán

Lo que se sabe menos es que el SARS volvió a aparecer en diciembre de 2003 al contagiar, de manera accidental, a personal que lo manipulaba en un laboratorio de Taiwán. Si vas a jugar con algo peligroso deberías tomar precauciones. Aunque es una zoonosis, el SARS volvió a contagiar en 2004 a otros 4 casos en Guangdong, al estar en contacto estrecho con animales infectados.

¿Cuántos años para erradicar el SARS-CoV-2?

Por comparación, un virus más infeccioso y menos mortal ha sido entrenado y adaptado para quedarse en los humanos. Ocasionalmente puede saltar del ser humano a otro animal, como hemos observado con los visones. Pero un virus tan adaptado va a quedarse mucho tiempo. Algunos expertor hablan de que será endémico con brotes esporádicos. Por esa razón, la mirada de las autoridades sanitarias en el mundo está también centrada en los tratamientos de la COVID-19.

Hasta 10 tratamientos estarán disponibles a finales de año y se unirán a los 5 tratamientos actuales un total de tres en octubre. Otros dos llegarán antes de fin de año.

Tratar la COVID-19

Entre los tratamientos de la COVID-19 se encuentran antivirales y anticuerpos monoclonales. La eficacia de los tratamientos se irá mejorando sin duda. En todos es crucial el momento del inicio del tratamiento, ya sea durante la fase “vírica” (precoz) o la “inflamatoria” que se produce de forma más tardía.

“las hospitalizaciones están disminuyendo al bajar la edad media de los contagios. Muchos de los contagios cursan asintomáticos o con enfermedad leve”

Población en riesgo de infectarse

No vamos a poder vacunar al 100% de la población. Tampoco podemos asegurar que algunos de los vacunados no se contagien, especialmente si las medidas higiénicas se relajan. Y el futuro nos ofrecerá variantes que esquivarán la inmunidad natural o inducida. Algunas de ellas ya tienen un especial seguimiento por las autoridades sanitarias y la OMS.

Como aspecto positivo, las hospitalizaciones están disminuyendo al bajar la edad media de los contagios. Muchos de los contagios cursan asintomáticos o con enfermedad leve. Pero esta presión sobre el virus hará que vuelva a encontrar una manera de permanecer en la población. Su evolución seguirá dando sorpresas.