La enfermedad en la mujer, una brecha que padecemos todos

485
Las mujeres sufren determinadas enfermedades de manera distinta que los hombres.

La mujer se afecta de manera distinta que el hombre en distintas patologías. Hay que estudiar, anticipar y abordar una brecha que afecta a la salud de la sociedad.

Distintas especialidades conocen y ponen en marcha protocolos y actuaciones que diferencian cómo la mujer se afecta por una patología. Pero faltan estudios que investiguen estas diferencias, ya que los ensayos clínicos suelen contar con más hombres que mujeres.

Su falta nos impide diagnosticar y tratar de manera adecuada al 50% de la población, puesto que no considerar la perspectiva de género tiene consecuencias: desde un diagnóstico tardío hasta complicaciones que podrían anticiparse.

Además, las mujeres infravaloran sus síntomas, tardan más en acudir a un centro sanitario y, por tanto, se demora tanto el diagnóstico como el tratamiento, afirman las expertas.

La influencia de los factores ambientales sobre características genéticas definidas provoca diferencias en la historia natural de diversas patologías cuando afectan a la mujer.

El encuentro Salud y Género reunió a distintas Sociedades Científicas.

Enfermedades respiratorias

Distintas Sociedades Científicas han explicado a Gaceta Médica sus planteamientos. Las enfermedades respiratorias son abordadas desde SEPAR, y destacan cómo afecta a las mujeres algunas como la EPOC y el cáncer de pulmón.

Ambas presentan una alta mortalidad y un impacto en la salud de las mujeres fruto del cambio de estilo de vida. En relación al tabaco, hay que incluirlo como pregunta en todas las edades, no sólo en las más jóvenes donde hay más fumadoras que en edades avanzadas.

Además, enfermedades como el asma también se sabe que la presencia de hormonas sexuales puede impactar de manera distinta en las distintas etapas de la vida. Los síntomas del asma empeoran en determinados momentos del ciclo menstrual. También se sabe que un 10% de las mujeres con asma empeoran durante el embarazo, pero se desconocen las razones.

Depresión y trastornos de la conducta alimentaria

Factores neurobiológicos y hormonales influyen en una mayor tendencia a sufrir estas patologías en la mujer. Desde la Sociedad Española de Psiquiatría mencionan el estrés que condiciona estos trastornos y que afecta especialmente a la mujer, fruto de la incorporación al trabajo y ocuparse de las cuestiones familiares, de forma general. La mayor carga mental derivada de más responsabilidades tiene un impacto considerable en el estrés de la mujer, y esto afecta a su salud general.

Ictus, migraña y alzheimer

Las enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer afectan más a las mujeres que a los hombres.

Desde la Sociedad Española de Neurología (SEN) se centran en el ictus como la más relevante al hablar de la mujer. Sólo en España mueren 16.000 mujeres al año como consecuencia de un ictus.

La depresión, migraña y alzheimer también afectan en una mayor proporción a la mujer. La presión social sobre la estética y la delgadez se ceban en la mujer, en un  problema muy complejo y multisectorial que incluye la moda, los iconos sociales y la comunicación en general.

Reumatología, tiene nombre de mujer

Según la Sociedad Española de Reumatología , determinados tipos de artrosis y la osteoporosis son más frecuentes en la mujer. La fibromialgia, por ejemplo, afecta a 9 mujeres de cada 10 enfermos. ¿Impacta el consumo del tabaco en las mujeres de manera distinta que en los hombres en estas patologías? Todavía muchas preguntas sin responder.

Un plan de salud y género

Se requiere un abordaje científico y riguroso. Conocer los factores de riesgo y trabajar en abordarlos. Pero debe hacerse por especialidades médicas y concretando actuaciones en cada caso. Sería una ocasión extraordinaria para abordar por partida doble los Objetivos de Desarrollo Sostenible número 3 (salud y bienestar) y número 5 (Igualdad de género)