Herpes zóster: el poder de la colaboración público-privada

7392

El VI Foro de Salud Pública impulsado por GSK y Fundamed se ha centrado en el herpes zóster. Las consecuencias de la infección por el virus del herpes zóster (HZ) son variadas, desde asintomáticas a formas más agresivas, incluyendo la temida neuropatía post-herpética (NPH).

Isabel Jimeno, médico de familia y experta en vacunas de la SEMG, asegura que la neuralgia postherpética es desastrosa para el paciente. Además, dispara la frecuentación, visitas al neurólogo, a las Unidades de Dolor, al dermatólogo y vuelta de nuevo a atención primaria. La vacuna puede reducir drásticamente todo este proceso doloroso para el paciente y el sistema sanitario.

“Se trata [el herpes zóster] de una infección que afecta a personas mayores y pacientes con enfermedad de base, pacientes inmucomprometidos y personas mayores

El HZ no es un problema banal o “culebrilla”, como recuerda el subdirector general de promoción de la salud y prevención del ministerio de sanidad, Jorge del Diego. Se trata de una infección que afecta a pacientes con enfermedad de base, inmucomprometidos y personas mayores. Del Diego llama también a mejorar la interoperabilidad de los sistemas de información que facilite la coordinación en todo el sistema nacional de salud.

Jorge del Diego, subdirector general de promoción de la salud y prevención del ministerio de sanidad.

Antonio Rivero, infectólogo del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba, recuerda que el HZ adopta formas graves en personas inmunodeprimidas. Su experiencia de casos graves incluye el HZ hemorrágico y multimetamérico que se da en personas con VIH.

Planificación y organización

Para Pilar Arrazola, preventivista del Hospital Univ. 12 de Octubre de Madrid, es preciso dotar de recursos tras analizar y planificar de manera profunda la población diana. El paciente debe encontrar facilidades para vacunarse contra el HZ.

Para ello, la formación del personal sanitario (médicos y enfermeras) y la información a los pacientes es crucial, insiste.

Para Elena Andradas, directora general de salud pública de la Comunidad de Madrid, hay que ganar años con calidad de vida. Y para eso, las vacunas en general y la de HZ, son una herramienta de prevención muy eficaz. Los planes de Madrid han sido desgranados por la directora general para proceder con el plan de vacunación de la población diana de entre 65 y 80 años.

Una investigación de 20 años

Ya sabemos lo que tarda una vacuna en investigarse y desarrollarse. Y los ensayos clínicos deben demostrar protección a largo plazo. Los actuales estudios clínicos han confirmado una eficacia de la vacuna contra el HZ mantenida durante 8 años, y probablemente se confirmarán 10 años de protección con la actual vacuna ya disponible, Shingrix®.

“existe un mayor riesgo de sufrir Herpes Zóster en patologías como EPOC o diabetes, y la eficacia no se modifica con estas y otras patologías de base”

Para Javier Díez, del departamento de vacunas de FISABIO en Valencia, el impacto de la enfermedad por HZ en la sociedad española es alto. Por eso han participado en el desarrollo de la vacuna y han concluido la alta eficacia, mantenida en el tiempo.

También ha verificado el mayor riesgo de sufrir HZ en patologías como EPOC o diabetes, y la eficacia no se modifica con estas y otras patologías de base. Su experiencia en los ensayos y publicaciones es que es una vacuna de dos dosis reactogénica (dolor y enrojecimiento en el lugar de la inyección) pero es muy segura.

Se trata de la vacuna con más desarrollo en poblaciones de riesgo jamás investigada, especialmente pacientes mayores e inmunocomprometidos a causa de distintas patologías

“EL DESARROLLO Y LA INCORPORACIÓN A LAS RECOMENDACIONES EN ESPAÑA DE LA VACUNA DEL HESPER ZÓSTER ES un ejemplo de anticipación por parte de la administración

Modelo de colaboración y anticipación

Cuando las autoridades han tenido conocimiento de su posible aprobación, allá por 2018, decidieron incluirla en las recomendaciones y aclarar “cuando esté disponible la vacuna”. En 2021 el grupo de trabajo de la Comisión de salud pública del CISNS recomienda la vacuna contra el HZ en adultos de más de 50 años.

La investigación y el desarrollo de de la vacuna, junto a las recomendaciones realizadas en relación a su uso hace años es un ejemplo de anticipación por parte de la administración. Para ello ha sido necesario una intensa interacción y planificación entre la compañía investigadora (GSK) y las administraciones sanitarias, con el area de Salud Pública al frente.

En este sentido, Ana Hernando, directora de Relaciones Institucionales de GSK, destaca el esfuerzo de investigación y producción que ha realizado la compañía innovadora para tener disponible la vacuna en España “desde el diálogo y la colaboración con las administraciones sanitarias”.

La agenda de las negociaciones público-privadas alrededor de la nueva vacuna contra el HZ debía tener un único punto de máximo interés: en qué momento España podría tener acceso a la vacuna contra el HZ para la que la población más sensible sea protegida. Y puede calificarse de éxito conjunto que sea una realidad, en un contexto como el actual, esta nueva vacuna.

“si se vive hasta los 85 años tenemos un 50% de MAYOR RIESGO DE sufrir Neuropatía Post-Herpética”

Porque según Jaime Pérez, de la dirección general de salud pública de Murcia, hay 28.000 personas en España afectadas por NPH cada año. Las previsiones indican que la cifra aumentaría sin intervención. En este sentido, EPOC, diabetes o asma son algunas de las patologías que incrementan el riesgo de sufrir HZ.

Todas estas patologías tienen en común una inmunosupresión o una alteración autoinmune. Además, la inmunosenescencia contribuye a disparar las cifras de incidencia de HZ en las personas muy mayores. Los datos no arrojan dudas: si se vive hasta los 85 años tenemos un 50% más de riesgo que una persona más joven de sufrir NPH. O dicho de otra forma, dos de cada tres personas de más de 50 años va a tener una infección por HZ a lo largo de su vida, 200.000 casos en España cada año.

COVID-19 y herpes zóster

Ante una infección que altera e inflama nuestro organismo, como es la COVID-19, se ha detectado un 24% de incremento de mayor riesgo de sufrir HZ en infectados por SARS-CoV-2 que en otras personas.

Dada la enorme población infectada por COVID-19 en el mundo y en España, es otra razón para protegernos, siguiendo las recomendaciones, frente al virus del herpes zóster.

Y es que, al final, la COVID-19 puede condicionar que mejoremos la protección de la población frente a otros virus.